¿Por qué nos afecta la primavera?
Salud y bienestar

¿Cómo afecta la primavera a nuestra salud? De 5 formas diferentes

Síguenos en:

La llegada del buen tiempo y los días más largos provoca cambios en nuestro organismo. Tod@s los experimentamos en mayor o menor medida. ¿Sabemos cómo prepararnos para llevarlo lo mejor posible?

Parece que toda la tecnología desarrollada para modificar las condiciones ambientales o lumínicas a nuestro antojo no son suficientes. Seguimos bajo los designios de la Madre Naturaleza y sus ritmos.

El cambio de hora tampoco ayuda en el proceso de adaptación. 

A continuación, veamos los cinco síntomas principales con los que nuestro cuerpo nos anuncia la llegada de la primavera y cómo combatirlos.

LOGO ADESLAS
 
Cobertura básica
Medicina Primaria y Especialistas
Acceso al Cuadro Médico de Adeslas
 
Te devolvemos hasta 50€ por asegurado
 
Desde
16
,20*
€/mes
 
Ir a la oferta
LOGO SANITAS
 
BÁSICO DIGITAL
Cobertura básica + Dental
Medicina Primaria y Especialistas
Acceso al Cuadro Médico de Sanitas
Sesiones de Psicología y de Podología
 
Videoconsulta 24h y muchas ventajas más
 
25
,00*
€/mes
 
Ir a la oferta



¿Cómo afecta la primavera a nuestra salud? 5 síntomas típicos:

Seguro que padeces o has padecido a lo largo de tu vida alguno de estos síntomas relacionados con la estación de las flores:

1. Astenia primaveral

Hombre sentado ante el ordenador en una oficina  con signos de agotamiento

La llamada “astenia primaveral” no es un cuadro patológico, sino un trastorno de adaptación leve que se hace más palpable durante los 20 primeros días del cambio, aproximadamente.

Más de un tercio de la población siente más cansancio y desánimo en la primera etapa de la primavera, según una encuesta realizada en 2017 por la Fundación Alimentación Saludable.

La alteración de los ritmos circadianos por los cambios de luz y de clima son los principales responsables de la astenia primaveral.


Síntomas de la astenia primaveral

  • Cansancio más intenso de lo normal.
  • Descenso de la libido.
  • Alteraciones del sueño.
  • Mayor sensación de desánimo o tristeza.
  • Falta de apetito y pérdida de peso.
  • Cambios en nuestra flora intestinal.

Ahora bien, existe una dolencia llamada Trastorno Afectivo Estacional (TAE), también conocida como “depresión estacional” qué sí puede requerir tratamiento médico.

Si los síntomas son muy agudos o se extienden más allá de los primeros días, lo mejor es acudir a tu médico de cabecera.

Consejos para combatirla:

 Practica deporte con regularidad.

✅ Sal al aire libre todo lo que puedas. Disfruta del clima suave y oxigénate cuanto puedas.

✅ Haz actividades que contribuyan a relajarte: salidas al campo, ocio, meditación…


2. Alergias

En España hay más de ocho millones de personas alérgicas a pólenes (gramíneas, plátano de sombra, arizónica, olivo, salsona y parietaria), según la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica e Inmunología Clínica (SEAIC).

En época de floración los recuentos de gramíneas se disparan y los síntomas se agudizan. Estos son los principales:

  • Sinusitis.
  • Asma.
  • Rinitis.
  • Conjuntivitis.


Consejos contra la alergia:

Tu médico te habrá prescrito un tratamiento preciso, pero además, puedes hacer todo esto:

✅ Purifica el aire de tu casa.

✅ Mantén la humedad ambiental por debajo del 50% y una temperatura máxima de 22ºC.

✅Mantén las ventanas cerradas.

✅ Evitar el uso de objetos decorativos que acumulan mucho polvo (alfombras, peluches…).

✅ Lavar a menudo la ropa de cama y las cortinas.

✅ Cerciorarse muy bien de que la ropa está seca antes de guardarla.

✅ Limpiar el polvo con frecuencia.




3. Aumento de los resfriados

En primavera somos más propensos a resfriarnos y esto obedece a diferentes causas. Los síntomas son muy similares a los de la alergia, pero la diferencia es que suelen remitir en una semana, aproximadamente.

Vigila ¡si los síntomas típicos van acompañados de fiebre y dolores musculares.

Y por supuesto, ya sabes que debes descartar que sea un contagio de COVID. 


Consejos para evitar resfriados:

✅ Cuida la calidad de tu sueño.

✅ Mantén una dieta saludable y variada, rica en zinc y vitamina C.

✅ Exponte al sol progresivamente y con la protección adecuada para favorecer la síntesis de vitamina D.

✅ Haz ejercicio con frecuencia.


⭐ Podría interesarte:

10 superalimentos que te darán un aporte extra de energía. 

Cataratas: causas y síntomas.

5 aplicaciones para medir el sueño. 


4. Problemas en la piel

Ilustración de uña sana y uña con hongos.

A la izquierda una uña sana, a la derecha una uña con hongos que presenta descamación, decoloración y engrosadamiento.

Después del invierno, nuestra piel está más sensible y seca. Es necesario que nuestra exposición a los rayos del sol se haga de manera progresiva y usar siempre protector solar, aún en los días nublados.

Por otro lado, con la llegada del calor, las bacterias y los hongos se reproducen. Tenemos que recordar la importancia de la higiene adecuada. También de secarnos bien después del baño o la ducha.

Consejos para evitar problemas en la piel:

 Usa siempre protección solar, incluso los días que no haga sol. Los rayos UV están presentes en mayor o menor medida.

✅ Sigue una dieta rica en antioxidantes. Algunos alimentos ricos en antioxidantes son: el brócoli, el té verde, la zanahoria, los arándanos (frutos rojos, en general), el tomate, las uvas, el pimiento rojo o el cacao puro.

✅ No descuides tus hábitos de higiene.

✅ Mantén tu piel siempre hidratada (no solo la del rostro). Esto incluye hidratantes faciales y corporales y consumo de agua.

✅ Usar cosméticos hipoalergénicos y ropa con tejidos naturales (como el algodón), en la medida de lo posible.

✅ Revisa tu piel con frecuencia. En este post te contamos cómo hacerlo con la regla del ABCDE.


5. Infecciones gastrointestinales

La primavera y el verano son las épocas del año en las que más infecciones gastrointestinales de origen bacteriano se producen. Enfermedades como salmonelosis o diarreas son bastante habituales.

Como vimos en el punto anterior, los microorganismos se reproducen mejor con el calor. La humedad y el calor hacen que los alimentos se estropeen más rápido.

Es muy importante que vigilemos la caducidad de los alimentos y prestemos especial atención a los alimentos frescos.. 

Mantener correctamente refrigerados todos los alimentos que lo requieran es crítico para no exponerse a estas infecciones.


⭐ Podría interesarte:

Android 12 podría permitir tener dos cuentas de WhatsApp en el mismo terminal. 

Cómo convertir un vídeo en gif. 

Cómo configurar Chromecast en Windows y Mac.