¿Cómo sé si soy intolerante a la lactosa? - Tarify
Salud y bienestar

¿Cómo sé si soy intolerante a la lactosa?

Síguenos en:

¿Amas el queso pero te sienta realmente mal? Quizá seas intolerante a la lactosa. ¡Te contamos cómo puedes descubrirlo fácilmente!

Para las personas que amamos comer, que te prohíban algún alimento puede convertirse un verdadero calvario. Mucha gente no puede comer productos derivados de la leche debido a una intolerancia a la lactosa. ¿Eres de l@s desafortunad@s? ¿No lo sabes? Te explicamos cómo puedes averiguarlo.


✅ También puede interesarte:

Diabetes: causas y síntomas. ¿Tiene cura?

¿Qué es la encefalitis y cómo se trata?

¿Cubre la Seguridad Social el tratamiento para el TDAH?


LOGO ADESLAS
 
Cobertura básica
Medicina Primaria y Especialistas
Acceso al Cuadro Médico de Adeslas
 
Te devolvemos hasta 50€ por asegurado
 
Desde
16
,20*
€/mes
 
Ir a la oferta
LOGO SANITAS
 
BÁSICO DIGITAL
Cobertura básica + Dental
Medicina Primaria y Especialistas
Acceso al Cuadro Médico de Sanitas
Sesiones de Psicología y de Podología
 
Videoconsulta 24h y muchas ventajas más
 
25
,00*
€/mes
 
Ir a la oferta


Intolerancia a la lactosa: aspectos generales

La lactosa es una variedad de azúcar que se encuentra presente en la leche y otros alimentos lácteos. El organismo de los seres humanos necesita una enzima para poder digerirla correctamente: hablamos de la lactasa.

La lactasa convierte el azúcar de la leche en dos azúcares simples (glucosa y galactosa), los cuales son absorbidos mediante la mucosa intestinal y, acto seguido, pasan al torrente sanguíneo.

¿Dónde comienza la intolerancia? Precisamente cuando el intestino delgado no produce suficiente cantidad de lactasa y, por consiguiente, la lactosa de los alimentos en vez de absorberse, pasa al colon.

Una vez allí, las bacterias interactúan con la lactosa que ha sido imposible de digerir y provoca los síntomas tan comunes de intolerancia a la lactosa.

Se trata de una afección que afecta a muchas personas en todo el mundo. No se considera de extrema gravedad. Si bien, los síntomas suelen ser molestos para aquell@s que los sufren.


Tipos de intolerancia

Por regla general, existen tres tipos de intolerancia a la lactosa causados por diferentes factores.


1. Primaria

El tipo de intolerancia más frecuente. Los bebés recién nacidos comienzan su vida produciendo suficiente lactasa. Sin embargo, cuando reducen la cantidad de leche para introducir otro tipo de alimentos, normalmente, se reduce la cantidad de lactasa, pero se mantiene lo suficientemente alta como para digerir bien la lactosa. 

En este tipo de intolerancia, la producción de lactasa cambia drásticamente, lo que dificulta la digestión de los productos lácteos.


2. Secundaria

La disminución de producción de lactasa se debe a una enfermedad, lesión o cirugía que haya afectado al intestino delgado. Algunas de las afecciones que se asocian a la intolerancia a la lactosa secundaria son:

  • Infección intestinal.
  • Celiaquía.
  • Enfermedad de Crohn.


3. Congénita

Los recién nacidos pueden sufrir intolerancia a la lactosa congénita. ¿Cómo? Debido a la transmisión de la intolerancia de una generación a otra.

También pueden desarrollar intolerancia a la lactosa los bebés nacidos antes de tiempo, es decir, los prematuros.


Síntomas

Los síntomas de la intolerancia a la lactosa son muy comunes y fácilmente identificables. Suelen comenzar entre 30 minutos y dos horas después de la ingesta de alimentos o bebidas con lactosa.

  • Náuseas y, algunas veces, vómitos.
  • Diarrea.
  • Cólicos.
  • Sensación de hinchazón.
  • Gases (flatulencias).

logo ganaenergia
 
Sin horarios: luz al mismo precio las 24 horas
Paga sólo por lo que consumas
Tarifa de Gas RL.1 sin más
 
Sin permanencia
Sin servicios adicionales ni seguros
Sin subidas de precio al renovar
 
72
,26*
€/mes
 
Ver detalles
Logo Naturgy
 
Tarifa Luz noche + Gas RL.1
Energía a precio fijo
Tarifa con tramos horarios
Sin calefacción de gas
Además, tu energía es ECO
 
17% DTO (t. fijo) + 5% DTO (t. variable) en GAS el primer año
Sin permanencia
 
97
,59*
€/mes
 
Ir a la oferta
Logo Hola Luz
 
La mejor opción de ahorro
Paga lo mismo cada mes
Energía 100% verde
Te damos el precio final
 
Sin permanencia
 
115
,11*
€/mes
 
Ir a la oferta
Logo Endesa
 
Tarifa Luz libre 22% + Gas RL.1
Energía a precio fijo
Tarifa sin tramos horarios
Sin calefacción de gas
Gestiones 100% Online
 
20% dto en el consumo de luz durante un año
SIN PERMANENCIA
 
126
,55* €/mes
116
,24*
€/mes
 
Ver detalles


Prueba de intolerancia a la lactosa

Si alguna vez has sufrido los síntomas del apartado anterior y crees que pueden estar relacionados con el consumo de alimentos y/o bebidas que contienen lactosa, lo más recomendable es que acudas al médico para que te hagan la prueba pertinente. 

¿En qué consiste? Básicamente, es un tipo de examen que mide la capacidad del intestino delgado para descomponer la lactosa.

Aunque existen varias metodologías, a grandes rasgos, se suelen efectuar estas dos pruebas:


A. Análisis de sangre para intolerancia a la lactosa

Se estudia la cantidad de glucosa en sangre en condiciones normales y se compara con otro análisis tras ingerir algún producto con lactosa.


B. Test de hidrógeno espirado

La más común es la segunda. Consiste en analizar la cantidad de hidrógeno que exhalamos tras ingerir una pequeña cantidad de lactosa. Si la cantidad aumenta respecto a nuestro aliento normal, la persona es intolerante.

Esta prueba, normalmente, se efectúa soplando por una boquilla que dirige el aliento a un tensor.


Tratamiento

El tratamiento para la intolerancia a la lactosa es tan sencillo como reducir o eliminar de la dieta la ingesta de productos lácteos de nuestra dieta. Dependiendo del nivel de intolerancia, tendrás que mirar las etiquetas de los productos que adquieres. Te sorprendería todo lo que lleva lactosa hoy en día.

También puedes probar a acostumbrar a tu organismo. ¿Cómo? Incluyendo pequeñas proporciones de lácteos en tus comidas habituales, comiendo y bebiendo productos con bajos niveles de lactosa o, también, puedes añadir una enzima de lactasa líquida/polvo a tus productos lácteos favoritos. 

Eso sí, si tu nivel de intolerancia es grave, ponte en contacto con tu médico para que te dé las indicaciones necesarias.

Recordemos que la eliminación de la leche y productos lácteos puede desembocar en una carencia de calcio, vitamina D, riboflavina y proteína. Normalmente, una persona (dependiendo de la edad y sexo) necesita de 1.000 - 1.500 mg de calcio diario. Para evitar carencias puedes:

  • Tomar suplementos de calcio.
  • Consumir alimentos ricos en calcio (ciertos pescados, mariscos y verduras).


Diferencias entre intolerancia y alergia a la lactosa

La alergia y la intolerancia son afecciones distintas. Recordemos que la causa de la intolerancia es la dificultad para digerir correctamente la lactosa, mientras que la alergia a la lactosa es una respuesta del sistema inmunitario a proteínas que contienen los productos lácteos.

A su vez, la intolerancia a la lactosa produce síntomas verdaderamente incómodos para la persona que la sufre. En cambio, una alergia grave puede poner en riesgo la vida de la persona. Es importante saber identificar los síntomas y actuar rápido.


✅ Tal vez te interese:

Descubre cómo enviar postales desde tu móvil.

¿Cómo devuelvo mi router de Jazztel?

Todo lo que debes saber del router FFTH MásMóvil.