¡Gira el móvil!
tarify.es se ve mejor en Portrait

Seguros de salud para niños vs. seguros familiares

Abuelo, padre y nieto mirando un ordenador portátil desde el sofá

Tanto los seguros de salud para niños como los seguros familiares tienen importantes ventajas, pero ¿qué diferencias hay entre unos y otros?

Como sabes, los seguros de salud pueden ampliarse, incorporando a varios miembros. Así, es habitual que muchos padres y madres se planteen incorporar a sus hijos como beneficiarios de sus pólizas.

Otra opción es contratar un seguro de salud específico para niños y niñas. Veamos las diferencias entre los seguros médicos individuales y familiares en cuanto a ventajas asistenciales y otras características.

Ventajas de los seguros de salud familiares

Un seguro de salud familiar proporciona asistencia médica a varios asegurados o a todos los miembros de la familia. Están diseñados para que tanto adultos como niños puedan acceder a una serie de coberturas.

La mayor parte de las aseguradoras ofrecen importantes descuentos por extender la póliza a más miembros. Por lo general, la rebaja se incrementa cuanto mayor sea el número de beneficiarios. No es de extrañar por tanto, que muchos padres con seguro médico opten por incluir a sus hijos en sus pólizas.

Los seguros médicos familiares suelen estar compuestos del titular, cónyuge e hijos menores de 16 años.

Las coberturas del seguro dependerán, como siempre, de las condiciones particulares de la póliza. Estas suelen ser las más frecuentes:

  • Asistencia sanitaria con el cuadro médico ofertado por la compañía.
  • Medicina primaria.
  • Especialidades médicas.
  • Pruebas diagnósticas.
  • Urgencias.
  • Seguro dental.
  • Planificación familiar.

A estas coberturas se podrían añadir otras como hospitalización, intervenciones quirúrgicas, asistencia en viajes, etc. en función de las garantías que ofrezca la póliza.

Ventajas de los seguros de salud para niños

Otra opción muy recomendable es contratar un seguro de salud para niños. Estas pólizas están diseñadas específicamente para cubrir las necesidades específicas de los más pequeños.

Obviamente, las necesidades médicas de un menor y de un adulto no son iguales. Las visitas al médico y especialistas en los primeros años son mucho más habituales: enfermedades infecciosas, revisiones periódicas, vacunas, etc.

Al igual que harías con cualquier otra póliza, antes de contratar un seguro médico para niños, comprueba las condiciones y garantías.

La cobertura de pediatría es especialmente importante para los pequeños; otras que es importante tener en cuenta son otorrinolaringología, oftalmología, logopedia y odontología, por ejemplo.

Seguro de salud para bebés

La mayoría de aseguradoras ofrecen a los padres que tienen una póliza de salud suscrita, la posibilidad de incluir al bebé en el seguro médico, de forma que pasaría a ser un seguro familiar. Los progenitores tendrán que solicitarlo a la aseguradora dentro de unos plazos determinados, normalmente, dentro del primer mes del recién nacido.

Adicionalmente, es habitual que las aseguradoras establezcan una serie de condicionantes para asegurar al neonato. La cláusula más recurrente es el periodo de carencia de los titulares de la póliza, es decir, cumplir con un plazo de tiempo mínimo como asegurado para poder beneficiarse de esta garantía.

La aseguradora también puede establecer como condición previa a la aceptación el hecho de que la madre haya dado a luz en un centro privado concertado con la compañía.

Es esencial que contactes con tu seguro para saber cómo hacer los trámites, cuáles son los plazos, ventajas y condiciones.

Tipos de seguros para familias y niños Las modalidades de seguros médicos familiares, por lo general, son las mismas que las individuales, lo único que varía es el número de beneficiarios.

En cambio, en los seguros para niños son productos específicos, diseñados exclusivamente para las necesidades de este tipo de pacientes.

Una vez comprendidas las opciones básicas, si te planteas contratar un seguro para tu hijo o añadirle como beneficiario, te recomendamos consultar con un agente especializado para escoger la opción que mejor se adapte a tus necesidades.

Tecnología
Finanzas
Energía
Ahorro Del Hogar
Internet
Móvil
Televisión
Seguros
Ocio
Home Noticias

Seguros

Seguros de salud para niños vs. seguros familiares

Abuelo, padre y nieto mirando un ordenador portátil desde el sofá

Tanto los seguros de salud para niños como los seguros familiares tienen importantes ventajas, pero ¿qué diferencias hay entre unos y otros?

Como sabes, los seguros de salud pueden ampliarse, incorporando a varios miembros. Así, es habitual que muchos padres y madres se planteen incorporar a sus hijos como beneficiarios de sus pólizas.

Otra opción es contratar un seguro de salud específico para niños y niñas. Veamos las diferencias entre los seguros médicos individuales y familiares en cuanto a ventajas asistenciales y otras características.

Ventajas de los seguros de salud familiares

Un seguro de salud familiar proporciona asistencia médica a varios asegurados o a todos los miembros de la familia. Están diseñados para que tanto adultos como niños puedan acceder a una serie de coberturas.

La mayor parte de las aseguradoras ofrecen importantes descuentos por extender la póliza a más miembros. Por lo general, la rebaja se incrementa cuanto mayor sea el número de beneficiarios. No es de extrañar por tanto, que muchos padres con seguro médico opten por incluir a sus hijos en sus pólizas.

Los seguros médicos familiares suelen estar compuestos del titular, cónyuge e hijos menores de 16 años.

Las coberturas del seguro dependerán, como siempre, de las condiciones particulares de la póliza. Estas suelen ser las más frecuentes:

  • Asistencia sanitaria con el cuadro médico ofertado por la compañía.
  • Medicina primaria.
  • Especialidades médicas.
  • Pruebas diagnósticas.
  • Urgencias.
  • Seguro dental.
  • Planificación familiar.

A estas coberturas se podrían añadir otras como hospitalización, intervenciones quirúrgicas, asistencia en viajes, etc. en función de las garantías que ofrezca la póliza.

Ventajas de los seguros de salud para niños

Otra opción muy recomendable es contratar un seguro de salud para niños. Estas pólizas están diseñadas específicamente para cubrir las necesidades específicas de los más pequeños.

Obviamente, las necesidades médicas de un menor y de un adulto no son iguales. Las visitas al médico y especialistas en los primeros años son mucho más habituales: enfermedades infecciosas, revisiones periódicas, vacunas, etc.

Al igual que harías con cualquier otra póliza, antes de contratar un seguro médico para niños, comprueba las condiciones y garantías.

La cobertura de pediatría es especialmente importante para los pequeños; otras que es importante tener en cuenta son otorrinolaringología, oftalmología, logopedia y odontología, por ejemplo.

Seguro de salud para bebés

La mayoría de aseguradoras ofrecen a los padres que tienen una póliza de salud suscrita, la posibilidad de incluir al bebé en el seguro médico, de forma que pasaría a ser un seguro familiar. Los progenitores tendrán que solicitarlo a la aseguradora dentro de unos plazos determinados, normalmente, dentro del primer mes del recién nacido.

Adicionalmente, es habitual que las aseguradoras establezcan una serie de condicionantes para asegurar al neonato. La cláusula más recurrente es el periodo de carencia de los titulares de la póliza, es decir, cumplir con un plazo de tiempo mínimo como asegurado para poder beneficiarse de esta garantía.

La aseguradora también puede establecer como condición previa a la aceptación el hecho de que la madre haya dado a luz en un centro privado concertado con la compañía.

Es esencial que contactes con tu seguro para saber cómo hacer los trámites, cuáles son los plazos, ventajas y condiciones.

Tipos de seguros para familias y niños Las modalidades de seguros médicos familiares, por lo general, son las mismas que las individuales, lo único que varía es el número de beneficiarios.

En cambio, en los seguros para niños son productos específicos, diseñados exclusivamente para las necesidades de este tipo de pacientes.

Una vez comprendidas las opciones básicas, si te planteas contratar un seguro para tu hijo o añadirle como beneficiario, te recomendamos consultar con un agente especializado para escoger la opción que mejor se adapte a tus necesidades.