Seguros

Preexistencias en el seguro de salud: todo lo que debes saber

Síguenos en:

¿Sabías que las preexistencias pueden influir en tu seguro de salud? Descubre qué son las preexistencias y cómo pueden afectar tu cobertura médica.

El lenguaje de los seguros de salud puede resultar algo complejo. Para evitar complicaciones y entender todos los conceptos antes de contratar tu póliza, vamos a explicar detalladamente en qué consisten las preexistencias

¿Qué son las preexistencias en un seguro de salud?

Las preexistencias en un seguro de salud son enfermedades o patologías que ya existían antes de la fecha de inicio de la póliza. En otras palabras, son condiciones médicas que, como asegurado, ya tienes cuando contratas el seguro. 

La importancia de las preexistencias radica en cómo afectan la cobertura y el coste de tu seguro de salud. En muchos casos, las aseguradoras aplican períodos de carencia o exclusiones para estas condiciones. Esto significa que durante un tiempo determinado, generalmente al comienzo del contrato, la persona asegurada no podrá acceder a ciertos beneficios o servicios. 

Es crucial comprender cómo funcionan las preexistencias al elegir un seguro de salud. Algunas aseguradoras pueden ofrecer cobertura total desde el primer día, mientras que otras pueden tener limitaciones o restricciones. Por eso, antes de contratar un seguro, debes revisar detenidamente los términos y condiciones. 

Destacar que las políticas y regulaciones sobre preexistencias varían según el país y la legislación. Por lo tanto, tendrás que informarte sobre las normativas específicas de tu país para comprender plenamente cómo las preexistencias pueden afectar a tu seguro de salud.

¿Se puede contratar un seguro con una enfermedad preexistente?

Contratar un seguro de salud con una enfermedad preexistente puede parecer un desafío, pero no todo está perdido. En muchos casos, las aseguradoras ofrecen opciones adaptadas a personas que ya tienen condiciones médicas antes de contratar la póliza, aunque todo dependerá del caso particular. 

Como decíamos, algunas compañías pueden aplicar períodos de carencia para cubrir tratamientos relacionados con la enfermedad preexistente, pero existen alternativas que pueden brindarte la protección que necesitas. Por ejemplo, planes específicos que cubren ciertas condiciones desde el primer día, sin exclusiones. Eso sí, podrá afectar al precio de la prima. 

La clave para contratar un seguro es investigar y comparar. En el mercado existen muchas compañías, por lo que siempre podrás encontrar una opción acorde a tus necesidades, incluso en situaciones que podrían parecer complicadas. En Tarify te ayudaremos a encontrar la mejor póliza de forma fácil, rápida y sin compromiso. 

Recuerda que la transparencia y la honestidad son fundamentales al solicitar un seguro de salud. Proporcionar información precisa y completa garantizará un proceso de contratación sin problemas y evitará futuras complicaciones.

Si te encuentras en esta situación, no te desanimes. La salud es un tesoro incalculable, y mereces la tranquilidad de tener un seguro que te respalde, incluso con una patología preexistente.

Logo DKV
 
DKV Profesional Basico
La tarifa más barata de DKV
Cobertura dental
Con copago
 
Promoción 20% de descuento
 
10
,00* €/mes
Desde
8
,00*
€/mes
 
Ir a la oferta
LOGO ADESLAS
 
Plena Total
Dental incluido
Embarazo y parto
Cobertura completa con copago
 
Más información dentro de la oferta
Hasta 150€ de REGALO
Hasta 15% dto extra
 
Desde
68
,00*
€/mes
 
Ir a la oferta


¿Es obligatorio declarar una enfermedad preexistente antes de contratar un seguro?

Sí, declarar una enfermedad existente en el momento de la formalización de la póliza es obligatorio. Esto servirá a la compañía de seguros para evaluar el riesgo de asegurar al paciente en cuestión y calcular el precio de la prima. 

Para ello, muchas compañías someten a los futuros asegurados a un cuestionario de salud, es decir, una declaración sobre el historial médico del paciente que ayuda a las entidades aseguradoras a esclarecer ciertas dudas. 

Tendrán en cuenta, por ejemplo, ¿cuántas visitas clínicas hará el paciente al mes? ¿Tiene probabilidad de desarrollar ciertas enfermedades en base a sus hábitos? ¿Qué tratamientos precisa? Y un largo etcétera. 

Cuestionario de salud en el seguro: ¿en qué consiste y qué debo tener en cuenta? 

Sé honesto: a la hora de contratar un seguro de salud, uno de los aspectos más importantes es ser transparente al completar el cuestionario de salud.

  Proporcionar información precisa sobre cualquier enfermedad o patología preexistente.

  Omitir información puede tener consecuencias negativas. Por ejemplo, la aseguradora podría negar la cobertura relacionada con la enfermedad preexistente e incluso, cancelar el contrato del seguro llegado el caso. Además, podrías perder beneficios futuros y enfrentar consecuencias legales.

  Es una obligación legal: en muchos países, declarar las enfermedades preexistentes es un requisito legal.

En España, el artículo 10, de la Ley 50/1980 del Contrato del Seguro, establece que es obligatorio proporcionar información precisa sobre tu historial médico a la entidad aseguradora con la que pretendes contratar el seguro.

“El tomador del seguro tiene el deber, antes de la conclusión del contrato, de declarar al asegurador, de acuerdo con el cuestionario que éste le someta, todas las circunstancias por él conocidas que puedan influir en la valoración del riesgo”.

  Ayuda a protegerte adecuadamente: recuerda que un cuestionario de salud, ayuda a la aseguradora a evaluar los riesgos, calcular las primas de manera justa y mantener la estabilidad financiera. Por tanto, declarar una enfermedad preexistente garantiza que recibas la cobertura adecuada.

  La aseguradora evaluará tu situación y diseñará una póliza personalizada.

Preguntas habituales en un cuestionario de salud

Aunque no existe una única modalidad de cuestionario de salud, lo más habitual es que te pidan información sobre los siguientes aspectos: 

  Información personal: nombre, edad, género, estado civil, ocupación y datos de contacto.

  Antecedentes médicos: enfermedades o patologías que has tenido en el pasado, como diabetes, hipertensión arterial, enfermedades cardíacas, enfermedades respiratorias, enfermedades digestivas, enfermedades de transmisión sexual, entre otras.

  Antecedentes familiares: enfermedades o patologías que han tenido tus padres, hermanos u otros miembros de la familia.

  Historial de inmunizaciones: preguntas sobre si has recibido vacunas y cuáles. 

  Estilo de vida: preguntas sobre hábitos como el consumo de tabaco, alcohol, drogas, ejercicio físico, alimentación, patrones de sueño y actividad sexual.

  Alergias: reacciones alérgicas a algún medicamento, alimento o sustancia.

  Medicamentos: medicamentos que tomas actualmente y en el pasado, incluyendo dosis y duración.

  Exámenes médicos: pruebas médicas a las que te has sometido en el pasado, como análisis de sangre, radiografías, ecografías, resonancias magnéticas, entre otras.

  Síntomas actuales: información sobre cualquier síntoma o problema de salud que estés experimentando en este momento.

  Historial psicológico: cualquier problema emocional o psicológico que hayas tenido en el pasado o estés experimentando actualmente.

  ¿Te ha resultado útil esta información? En Tarify, nuestra prioridad es tu ahorro. Por eso, trabajamos activamente para ayudarte a encontrar las mejores tarifas de salud. ¡Accede a nuestro comparador e infórmate! 

Tal vez te interese

   Seguros de salud que cubren a toda la familia: tipos y características 

   Cuestionario de salud en los seguros. ¿Es obligatorio rellenarlo? 

   Seguro de accidentes y de salud: diferencias