¡Gira el móvil!
tarify.es se ve mejor en Portrait

Tres factores de rechazo del seguro de salud

Mujer leyendo un formulario sobre papel con un smartphone en una mano

Antes de contratar cualquier tipo de póliza, la compañía aseguradora valorará si el solicitante es ‘asegurable’.

En el caso de los seguros de salud, habitualmente, se requiere cumplimentar un formulario con los datos sanitarios de las personas a las que se quiere asegurar.

¿Qué tipo de preguntas sobre salud contienen los formularios de solicitud de un seguro médico?

Cada compañía aseguradora establece sus propios criterios para asegurar o no a los solicitantes y puede ofrecer unos productos u otros, en función de su perfil de riesgo.

Estas son algunas de las preguntas que comúnmente encontramos en los formularios de solicitud del seguro médico:

  • ¿Has sido atendido en un hospital o centro sanitario en los últimos años?
  • ¿Estás pendiente de algún diagnóstico o tratamiento?
  • ¿Tienes prevista algún tipo de intervención quirúrgica?
  • ¿Has sufrido o sufres en la actualidad alguna enfermedad que pueda clasificarse entre las siguientes?

    • Enfermedad pulmonar o del aparato respiratorio.
    • Enfermedad cardiaca.
    • Enfermedades musculares, óseas o reumatológicas.
    • Enfermedades oculares, del oído o del sistema nervioso.
    • Enfermedades de coagulación de la sangre o hematológicas.
    • Enfermedades del aparato urogenital o del riñón.
    • Enfermedades psiquiátricas, anorexia y bulimia.
    • Enfermedades infecciosas.

Factor 1: condicionantes de salud previos

Ya hemos visto algunas de las preguntas sobre nuestro estado de salud que puede hacernos la aseguradora. Las compañías, por lo general, no se harán cargo de la asistencia derivada de la atención de patologías, procesos o situaciones previas o presentes, hayan sido declaradas o no.

En general, nos encontraremos dos cláusulas importantes:

Una de las cláusulas del formulario establece que, con su firma, se autoriza a la entidad aseguradora a realizar las gestiones oportunas para la comprobación de los datos consignados.

Otra cláusula advierte de que si se omiten datos o se expresan de manera inexacta, el asegurado perderá el derecho a la prestación y la aseguradora podrá rescindir la póliza automáticamente.

Factor 2: edad

Habitualmente, las aseguradoras establecen un límite de edad asegurable entre los 60 y los 65 años.

No obstante, hay compañías que ofrecen productos específicos para este segmento de la población.

Hay que tener en cuenta que este tipo de seguros de salud específicos para ‘seniors’ suelen excluir coberturas como la de hospitalización o cirugía. También suponen una prima más elevada que el precio medio del resto de pólizas.

En cambio, sí suelen incluir en el cuadro médico la especialidad de geriatría y otras coberturas habituales, como pruebas diagnósticas y especialidades como traumatología, oftalmología, oncología y cardiología, entre otras.

Factor 3: residencia española

Un requisito fundamental para poder contratar un seguro de salud en España es  tener la residencia en este país . Aunque si se tiene la nacionalidad, pero no se reside de manera permanente, se puede intentar llegar a algún tipo de acuerdo con la aseguradora.

Los extranjeros residentes en España que no hayan obtenido la tarjeta de residencia, pueden encontrar problemas para contratar un seguro de salud. Si bien, algunas compañías permiten la contratación mediante el pasaporte y el certificado de empadronamiento. 

Como vemos, es fundamental  no mentir al seguro bajo ningún concepto . De lo contrario, podríamos encontrarnos con que la aseguradora no nos preste la garantía por incumplimiento de contrato, aunque hayamos pagado todas las primas correspondientes.

Tecnología
Finanzas
Energía
Ahorro Del Hogar
Internet
Móvil
Televisión
Seguros
Ocio
Home Noticias

Seguros

Tres factores de rechazo del seguro de salud

Mujer leyendo un formulario sobre papel con un smartphone en una mano

Antes de contratar cualquier tipo de póliza, la compañía aseguradora valorará si el solicitante es ‘asegurable’.

En el caso de los seguros de salud, habitualmente, se requiere cumplimentar un formulario con los datos sanitarios de las personas a las que se quiere asegurar.

¿Qué tipo de preguntas sobre salud contienen los formularios de solicitud de un seguro médico?

Cada compañía aseguradora establece sus propios criterios para asegurar o no a los solicitantes y puede ofrecer unos productos u otros, en función de su perfil de riesgo.

Estas son algunas de las preguntas que comúnmente encontramos en los formularios de solicitud del seguro médico:

  • ¿Has sido atendido en un hospital o centro sanitario en los últimos años?
  • ¿Estás pendiente de algún diagnóstico o tratamiento?
  • ¿Tienes prevista algún tipo de intervención quirúrgica?
  • ¿Has sufrido o sufres en la actualidad alguna enfermedad que pueda clasificarse entre las siguientes?

    • Enfermedad pulmonar o del aparato respiratorio.
    • Enfermedad cardiaca.
    • Enfermedades musculares, óseas o reumatológicas.
    • Enfermedades oculares, del oído o del sistema nervioso.
    • Enfermedades de coagulación de la sangre o hematológicas.
    • Enfermedades del aparato urogenital o del riñón.
    • Enfermedades psiquiátricas, anorexia y bulimia.
    • Enfermedades infecciosas.

Factor 1: condicionantes de salud previos

Ya hemos visto algunas de las preguntas sobre nuestro estado de salud que puede hacernos la aseguradora. Las compañías, por lo general, no se harán cargo de la asistencia derivada de la atención de patologías, procesos o situaciones previas o presentes, hayan sido declaradas o no.

En general, nos encontraremos dos cláusulas importantes:

Una de las cláusulas del formulario establece que, con su firma, se autoriza a la entidad aseguradora a realizar las gestiones oportunas para la comprobación de los datos consignados.

Otra cláusula advierte de que si se omiten datos o se expresan de manera inexacta, el asegurado perderá el derecho a la prestación y la aseguradora podrá rescindir la póliza automáticamente.

Factor 2: edad

Habitualmente, las aseguradoras establecen un límite de edad asegurable entre los 60 y los 65 años.

No obstante, hay compañías que ofrecen productos específicos para este segmento de la población.

Hay que tener en cuenta que este tipo de seguros de salud específicos para ‘seniors’ suelen excluir coberturas como la de hospitalización o cirugía. También suponen una prima más elevada que el precio medio del resto de pólizas.

En cambio, sí suelen incluir en el cuadro médico la especialidad de geriatría y otras coberturas habituales, como pruebas diagnósticas y especialidades como traumatología, oftalmología, oncología y cardiología, entre otras.

Factor 3: residencia española

Un requisito fundamental para poder contratar un seguro de salud en España es  tener la residencia en este país . Aunque si se tiene la nacionalidad, pero no se reside de manera permanente, se puede intentar llegar a algún tipo de acuerdo con la aseguradora.

Los extranjeros residentes en España que no hayan obtenido la tarjeta de residencia, pueden encontrar problemas para contratar un seguro de salud. Si bien, algunas compañías permiten la contratación mediante el pasaporte y el certificado de empadronamiento. 

Como vemos, es fundamental  no mentir al seguro bajo ningún concepto . De lo contrario, podríamos encontrarnos con que la aseguradora no nos preste la garantía por incumplimiento de contrato, aunque hayamos pagado todas las primas correspondientes.