¡Gira el móvil!
tarify.es se ve mejor en Portrait

La industria automovilística propone eliminar los impuestos del coche eléctrico

coche eléctrico blanco enchufado a punto de carga

Algunas organizaciones y patronales han solicitado al actual gobierno eliminar impuestos y aumentar bonificaciones a los conductores de coches eléctricos, una industria que no aún no ha logrado aterrizar con éxito en España.

El coche eléctrico, aunque supone una gran novedad y muchas ventajas medioambientales, parece que no termina de calar entre los conductores españoles. El sector de este coche eléctrico ha crecido durante este año un 124% en Europa, mientras que en España tan solo lo ha hecho un 72%.Dibujo de un coche y hojas verdes

Quizá una de las razones por las que España no se moderniza y apuesta por los coches eléctricos es porque seguimos conduciendo coches viejos. La compra de segunda mano prima más que la de turismos nuevos, y eso ralentiza mucho la modernidad de los vehículos.

Ante estos datos, la industria del automóvil, y en particular las organizaciones Anfac, Faconauto, Ganvam y Sernauto han propuesto al Ministerio de Hacienda que en la próxima reforma fiscal se eliminen o reduzcan a su máxima expresión los impuestos a los conductores del coche eléctrico.

Si quieres saber más sobre el mercado del coche eléctrico en España y las ventajas fiscales que podrían llegar a tener, ¡sigue leyendo!

Los conductores del coche eléctrico podrían llegar a ahorrar el 100% del impuesto de circulación y del IVA en la compra del vehículo

¿Qué medidas pide la patronal del automóvil?

Para los conductores:

  • Sustituir el impuesto de matriculación por un impuesto medioambiental, que se pagaría de forma anual y beneficiaría a los coches que menos CO2 consumen. De esta forma, los coches electrónicos quedarían completamente exentos de ambas tasas.
  • Bonificaciones de hasta el 100% en el impuesto de circulación, y menores para los vehículos híbridos no enchufables, para así primar la compra de los eléctricos puros.
  • Eliminar o reducir el IVA en la compra de un vehículo en función de sus ventajas medioambientales, etiqueta en la que entrarían los coches eléctricos.

Para la industria automovilística:

  • Maximizar las desgravaciones a el I+D, puesto que en España las deducciones son mucho menores que en otros países de la Unión Europea, quedándose atrás muchos proyectos innovadores al no disponer las empresas y emprendedores de apoyo económico suficiente. Qué decir tiene que, cuanto más ecológico y sostenible sea un proyecto, más se beneficiará de estas deducciones fiscales.
  • Deducciones del IRPF y la eliminación total de esta tasa en las subvenciones a la movilidad sostenible.
  • Homogeneizar el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales (ITP) en la normativa autonómica con imposiciones especificas dependiendo de la antigüedad del automóvil y su nivel de emisiones, para alentar a la renovación de los vehículos.
  • Bonificaciones en el impuesto de Actividades Económicas, el de Haciendas Locales o la reducción del impuesto de Construcciones, Instalaciones y Obras en la industria del coche eléctrico, así como la exención total del Impuesto Especial sobre la Electricidad a la energía consumida en procesos ya bonificados.

El nuevo impuesto medioambiental

Es posible que este impuesto sea la mayor novedad legislativa en el mundo automovilístico europeo de este año. La Unión Europea ha decidido aprobar esta medida fiscal con la intención de reducir las emisiones de CO2 y el impacto del cambio climático. Una iniciativa que se una a la larga lista de los últimos años para conseguir los objetivos de desarrollo sostenible de la agenda 2030.

interior de un coche eléctrico

Por eso, siguiendo la lógica, si la nueva medida europea premia en ahorro a los vehículos cuánto menos CO2 emite, es de entender que los vehículos eléctricos, que no emiten CO2, no tengan que pagarla.

En Cataluña, el impuesto medioambiental va a empezar a implantarse a partir de septiembre de este año. Algo necesario, ya que andamos con retraso en comparación al resto de la UE, pues en enero de 2021 no cambiamos los tramos impositivos para adaptarlos al nuevo ciclo de homologación WLTP, lo que acabó encareciendo la adquisición de vehículos. 

Comprar un coche eléctrico, ¿merece la pena?

La respuesta, a simple vista, es que apostar por uno de estos vehículos sí merece la pena. Ya no solo por esa posible reducción fiscal apoteósica que las patronales pretenden atribuirle, sino porque además los coches eléctricos aúnan una gran eficacia técnica con eso que hasta ahora ningún coche había logrado conseguir; cero emisiones contaminantes. Por fin, conducir un coche no tiene por qué significar un atraco a mano armada hacia el medio ambiente.

Pero es solo la punta del iceberg. Los coches eléctricos tienen más ventajas, así que aquí van otras cuantas.


  • Una conducción más cómoda al no llevar marchas, así que las únicas preocupaciones de su conductor son aumentar o reducir la velocidad, y que nunca falte batería o lugar para recargarla, sobre todo cuando se hace un viaje largo.
  • Ahorro económico a largo plazo, sobre todo en gasolina.
  • Poco mantenimiento. Siempre son necesarios chequeos de la batería o los neumáticos, pero ya no será necesario los cambios de aceite o filtros.
  • Se avería menos que un coche de combustión.
  • Etiqueta 0 de la DGT, lo que te brinda ventajas como por ejemplo no tener ningún problema para circular por todo el centro de Madrid o por otras carreteras donde sea necesario disponer del distintivo ambiental.

¿Por qué no triunfa el coche eléctrico en España?

España solo dispone de 11.500 puntos de recarga distribuidos por todo el país, frente a los 340.000 que pretende tener para el año 2030


El problema es que si unimos el término “coche eléctrico” al término “España”, ese rotundo sí que dábamos como respuesta antes se difumina un poco. Cual pescadilla que se muerde la cola o hámster en su rueda dando vueltas sobre sí mismo, los coches eléctricos en España también se encuentran en un círculo vicioso, donde parece no conocerse el origen.

Las cadenas de montaje de nuestro país continúan fabricando de combustión, que siguen siendo los más vendidos. Es entendible, pues los conductores que sí se atreven con un coche eléctrico se encuentran con que solo disponen de 11.500 puntos de recarga en todo el territorio. Por si fuera poco, los coches eléctricos siguen siendo excesivamente caros, en parte porque sus ventas siguen estancadas y la poca demanda no ayuda a hacerlos más asequibles.Cargadores de coche eléctrico

Esto no quiere decir que España no tenga miras altas ni grandes objetivos en este sentido. El gobierno pretende llegar en 2030 a los 340.000 puntos de recarga de coches eléctricos, y en 2035 prohibir definitivamente la venta de los coches de combustión. Desgraciadamente, conseguir esos objetivos en dichos plazos será tarea imposible a menos que se empiece a hacer una planificación y actuación exhaustiva.

Tecnología
Finanzas
Energía
Ahorro Del Hogar
Internet
Móvil
Televisión
Seguros
Ocio
Home Noticias

Energía

La industria automovilística propone eliminar los impuestos del coche eléctrico

coche eléctrico blanco enchufado a punto de carga

Algunas organizaciones y patronales han solicitado al actual gobierno eliminar impuestos y aumentar bonificaciones a los conductores de coches eléctricos, una industria que no aún no ha logrado aterrizar con éxito en España.

El coche eléctrico, aunque supone una gran novedad y muchas ventajas medioambientales, parece que no termina de calar entre los conductores españoles. El sector de este coche eléctrico ha crecido durante este año un 124% en Europa, mientras que en España tan solo lo ha hecho un 72%.Dibujo de un coche y hojas verdes

Quizá una de las razones por las que España no se moderniza y apuesta por los coches eléctricos es porque seguimos conduciendo coches viejos. La compra de segunda mano prima más que la de turismos nuevos, y eso ralentiza mucho la modernidad de los vehículos.

Ante estos datos, la industria del automóvil, y en particular las organizaciones Anfac, Faconauto, Ganvam y Sernauto han propuesto al Ministerio de Hacienda que en la próxima reforma fiscal se eliminen o reduzcan a su máxima expresión los impuestos a los conductores del coche eléctrico.

Si quieres saber más sobre el mercado del coche eléctrico en España y las ventajas fiscales que podrían llegar a tener, ¡sigue leyendo!

Los conductores del coche eléctrico podrían llegar a ahorrar el 100% del impuesto de circulación y del IVA en la compra del vehículo

¿Qué medidas pide la patronal del automóvil?

Para los conductores:

  • Sustituir el impuesto de matriculación por un impuesto medioambiental, que se pagaría de forma anual y beneficiaría a los coches que menos CO2 consumen. De esta forma, los coches electrónicos quedarían completamente exentos de ambas tasas.
  • Bonificaciones de hasta el 100% en el impuesto de circulación, y menores para los vehículos híbridos no enchufables, para así primar la compra de los eléctricos puros.
  • Eliminar o reducir el IVA en la compra de un vehículo en función de sus ventajas medioambientales, etiqueta en la que entrarían los coches eléctricos.

Para la industria automovilística:

  • Maximizar las desgravaciones a el I+D, puesto que en España las deducciones son mucho menores que en otros países de la Unión Europea, quedándose atrás muchos proyectos innovadores al no disponer las empresas y emprendedores de apoyo económico suficiente. Qué decir tiene que, cuanto más ecológico y sostenible sea un proyecto, más se beneficiará de estas deducciones fiscales.
  • Deducciones del IRPF y la eliminación total de esta tasa en las subvenciones a la movilidad sostenible.
  • Homogeneizar el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales (ITP) en la normativa autonómica con imposiciones especificas dependiendo de la antigüedad del automóvil y su nivel de emisiones, para alentar a la renovación de los vehículos.
  • Bonificaciones en el impuesto de Actividades Económicas, el de Haciendas Locales o la reducción del impuesto de Construcciones, Instalaciones y Obras en la industria del coche eléctrico, así como la exención total del Impuesto Especial sobre la Electricidad a la energía consumida en procesos ya bonificados.

El nuevo impuesto medioambiental

Es posible que este impuesto sea la mayor novedad legislativa en el mundo automovilístico europeo de este año. La Unión Europea ha decidido aprobar esta medida fiscal con la intención de reducir las emisiones de CO2 y el impacto del cambio climático. Una iniciativa que se una a la larga lista de los últimos años para conseguir los objetivos de desarrollo sostenible de la agenda 2030.

interior de un coche eléctrico

Por eso, siguiendo la lógica, si la nueva medida europea premia en ahorro a los vehículos cuánto menos CO2 emite, es de entender que los vehículos eléctricos, que no emiten CO2, no tengan que pagarla.

En Cataluña, el impuesto medioambiental va a empezar a implantarse a partir de septiembre de este año. Algo necesario, ya que andamos con retraso en comparación al resto de la UE, pues en enero de 2021 no cambiamos los tramos impositivos para adaptarlos al nuevo ciclo de homologación WLTP, lo que acabó encareciendo la adquisición de vehículos. 

Comprar un coche eléctrico, ¿merece la pena?

La respuesta, a simple vista, es que apostar por uno de estos vehículos sí merece la pena. Ya no solo por esa posible reducción fiscal apoteósica que las patronales pretenden atribuirle, sino porque además los coches eléctricos aúnan una gran eficacia técnica con eso que hasta ahora ningún coche había logrado conseguir; cero emisiones contaminantes. Por fin, conducir un coche no tiene por qué significar un atraco a mano armada hacia el medio ambiente.

Pero es solo la punta del iceberg. Los coches eléctricos tienen más ventajas, así que aquí van otras cuantas.


  • Una conducción más cómoda al no llevar marchas, así que las únicas preocupaciones de su conductor son aumentar o reducir la velocidad, y que nunca falte batería o lugar para recargarla, sobre todo cuando se hace un viaje largo.
  • Ahorro económico a largo plazo, sobre todo en gasolina.
  • Poco mantenimiento. Siempre son necesarios chequeos de la batería o los neumáticos, pero ya no será necesario los cambios de aceite o filtros.
  • Se avería menos que un coche de combustión.
  • Etiqueta 0 de la DGT, lo que te brinda ventajas como por ejemplo no tener ningún problema para circular por todo el centro de Madrid o por otras carreteras donde sea necesario disponer del distintivo ambiental.

¿Por qué no triunfa el coche eléctrico en España?

España solo dispone de 11.500 puntos de recarga distribuidos por todo el país, frente a los 340.000 que pretende tener para el año 2030


El problema es que si unimos el término “coche eléctrico” al término “España”, ese rotundo sí que dábamos como respuesta antes se difumina un poco. Cual pescadilla que se muerde la cola o hámster en su rueda dando vueltas sobre sí mismo, los coches eléctricos en España también se encuentran en un círculo vicioso, donde parece no conocerse el origen.

Las cadenas de montaje de nuestro país continúan fabricando de combustión, que siguen siendo los más vendidos. Es entendible, pues los conductores que sí se atreven con un coche eléctrico se encuentran con que solo disponen de 11.500 puntos de recarga en todo el territorio. Por si fuera poco, los coches eléctricos siguen siendo excesivamente caros, en parte porque sus ventas siguen estancadas y la poca demanda no ayuda a hacerlos más asequibles.