¡Gira el móvil!
tarify.es se ve mejor en Portrait

7 consejos para superar la depresión posvacacional

Joven cansado frotándose los ojos frente al ordenador con las gafas quitadas

Septiembre es un mes de cambios. Vuelta a la rutina, fin de las vacaciones, del calor, menos horas de sol… Todos estos cambios nos hacen proclives a experimentar la temida ‘depresión posvacacional’.

El porqué del famoso síndrome está claro. Pocas veces queremos que se acaben nuestras vacaciones. Pero, ¿la depresión posvacacional es una enfermedad o producto de un proceso natural de adaptación? Lo analizamos a lo largo del post.

¿Existe la depresión posvacacional?

Algunos especialistas aseguran que la depresión posvacacional no existe. Según estos expertos, en realidad, ese término solo banaliza una enfermedad real que afecta a más de 300 millones de personas en el mundo, según la OMS: la depresión.

Polémicas aparte, en lo que hay consenso es en que los procesos de adaptación no son siempre fáciles. 

Así, es muy habitual que retomar las responsabilidades tras un periodo de descanso traiga consigo síntomas indeseados. Melancolía, cansancio, inquietud, ansiedad o problemas gástricos, entre otros. ¿Te resultan familiares?

Normalmente, no dura más de 15 días. Si se prolonga más de un mes, debemos acudir a un especialista

Lo importante y definitorio del síndrome posvacacional es que es pasajero. Si el malestar dura más de un mes, podría tratarse de algún trastorno emocional que debe evaluar un especialista.

En este punto, necesitamos intentar ser conscientes de lo que nos pasa. Tratar de entender qué provoca nuestro estado mental. ¿Está motivado por el cambio o tiene más que ver con un sentimiento de insatisfacción generalizado, un ambiente de laboral hostil...?

Consejos para superar la depresión posvacacional

  1. Acepta la realidad, sin obsesionarte con el futuro ni con el pasado. Cuando estamos de vacaciones tenemos que centrarnos en disfrutar y desconectar todo lo posible. No es fácil, pero esto hará que tu descanso sea más reparador y que te cueste menos volver a tus responsabilidades.
    Retomar la motivación dejando a un lado la nostalgia de las vacaciones tampoco es sencillo, lo sabemos. Sigue leyendo y descubrirás algún truco que puede serte de utilidad.
  2. No cojas todas las vacaciones de golpe. Aunque depende del destino y las circunstancias, tener una perspectiva de vacaciones en el horizonte siempre ayuda.
  3. Reserva unos días de transición. No es recomendable aterrizar e incorporarte al trabajo sin un periodo de adaptación previo. La sensación de contraste y desconcierto se acrecentarán. Lo mejor es reservar unos días de descanso en tu entorno habitual. Te ayudará a poner tus cosas y tu cabeza en orden e ir aclimatándote.
  4. Aunque estés de vacaciones, el descanso es igual de importante o más. Intenta también ir madrugando de forma progresiva para adecuarte al horario laboral.
  5. En función de tus posibilidades, dedica los primeros días de trabajo a ponerte al día, sin entrar en pánico. No intentes empezar por lo más difícil.
  6. Dedica tiempo a tus aficiones y procura hacer deporte. Recuerda que, aunque menos, sigues teniendo tiempo libre: aprovéchalo para socializar, retomar tus aficiones y hacer alguna actividad deportiva, a poder ser. Es fundamental que destines tiempo cada día a la desconexión.
  7. Nuevos propósitos: septiembre, junto a enero, es el mes de los nuevos propósitos. Es bueno que hagamos planes que nos ilusionen y nos motiven. Nos harán el regreso más llevadero.

    Busca aquello que pueda servirte de motor en tu día a día: retomar la dieta, los estudios, hacer deporte, dejar algún hábito tóxico, pasar más tiempo con la familia, planear tus próximas vacaciones… Eso sí, márcate unos objetivos realistas, o caerás en la frustración y será peor.

Cobertura de asistencia psicológica

¿Sabías que tu seguro de salud puede incluir la cobertura de asistencia psicológica? Muchos seguros médicos ya incluyen esta especialidad, cada día más demandada.

Revisa las condiciones de tu póliza, pues en algunos casos este servicio puede tener limitaciones (número de sesiones al año, copagos, carencias, etc.).

Si tienes dudas sobre qué seguro de salud es más conveniente para ti, consulta con un asesor.

Tecnología
Finanzas
Energía
Ahorro Del Hogar
Internet
Móvil
Televisión
Seguros
Ocio
Home Noticias

Seguros

7 consejos para superar la depresión posvacacional

Joven cansado frotándose los ojos frente al ordenador con las gafas quitadas

Septiembre es un mes de cambios. Vuelta a la rutina, fin de las vacaciones, del calor, menos horas de sol… Todos estos cambios nos hacen proclives a experimentar la temida ‘depresión posvacacional’.

El porqué del famoso síndrome está claro. Pocas veces queremos que se acaben nuestras vacaciones. Pero, ¿la depresión posvacacional es una enfermedad o producto de un proceso natural de adaptación? Lo analizamos a lo largo del post.

¿Existe la depresión posvacacional?

Algunos especialistas aseguran que la depresión posvacacional no existe. Según estos expertos, en realidad, ese término solo banaliza una enfermedad real que afecta a más de 300 millones de personas en el mundo, según la OMS: la depresión.

Polémicas aparte, en lo que hay consenso es en que los procesos de adaptación no son siempre fáciles. 

Así, es muy habitual que retomar las responsabilidades tras un periodo de descanso traiga consigo síntomas indeseados. Melancolía, cansancio, inquietud, ansiedad o problemas gástricos, entre otros. ¿Te resultan familiares?

Normalmente, no dura más de 15 días. Si se prolonga más de un mes, debemos acudir a un especialista

Lo importante y definitorio del síndrome posvacacional es que es pasajero. Si el malestar dura más de un mes, podría tratarse de algún trastorno emocional que debe evaluar un especialista.

En este punto, necesitamos intentar ser conscientes de lo que nos pasa. Tratar de entender qué provoca nuestro estado mental. ¿Está motivado por el cambio o tiene más que ver con un sentimiento de insatisfacción generalizado, un ambiente de laboral hostil...?

Consejos para superar la depresión posvacacional

  1. Acepta la realidad, sin obsesionarte con el futuro ni con el pasado. Cuando estamos de vacaciones tenemos que centrarnos en disfrutar y desconectar todo lo posible. No es fácil, pero esto hará que tu descanso sea más reparador y que te cueste menos volver a tus responsabilidades.
    Retomar la motivación dejando a un lado la nostalgia de las vacaciones tampoco es sencillo, lo sabemos. Sigue leyendo y descubrirás algún truco que puede serte de utilidad.
  2. No cojas todas las vacaciones de golpe. Aunque depende del destino y las circunstancias, tener una perspectiva de vacaciones en el horizonte siempre ayuda.
  3. Reserva unos días de transición. No es recomendable aterrizar e incorporarte al trabajo sin un periodo de adaptación previo. La sensación de contraste y desconcierto se acrecentarán. Lo mejor es reservar unos días de descanso en tu entorno habitual. Te ayudará a poner tus cosas y tu cabeza en orden e ir aclimatándote.
  4. Aunque estés de vacaciones, el descanso es igual de importante o más. Intenta también ir madrugando de forma progresiva para adecuarte al horario laboral.
  5. En función de tus posibilidades, dedica los primeros días de trabajo a ponerte al día, sin entrar en pánico. No intentes empezar por lo más difícil.
  6. Dedica tiempo a tus aficiones y procura hacer deporte. Recuerda que, aunque menos, sigues teniendo tiempo libre: aprovéchalo para socializar, retomar tus aficiones y hacer alguna actividad deportiva, a poder ser. Es fundamental que destines tiempo cada día a la desconexión.
  7. Nuevos propósitos: septiembre, junto a enero, es el mes de los nuevos propósitos. Es bueno que hagamos planes que nos ilusionen y nos motiven. Nos harán el regreso más llevadero.

    Busca aquello que pueda servirte de motor en tu día a día: retomar la dieta, los estudios, hacer deporte, dejar algún hábito tóxico, pasar más tiempo con la familia, planear tus próximas vacaciones… Eso sí, márcate unos objetivos realistas, o caerás en la frustración y será peor.

Cobertura de asistencia psicológica

¿Sabías que tu seguro de salud puede incluir la cobertura de asistencia psicológica? Muchos seguros médicos ya incluyen esta especialidad, cada día más demandada.

Revisa las condiciones de tu póliza, pues en algunos casos este servicio puede tener limitaciones (número de sesiones al año, copagos, carencias, etc.).

Si tienes dudas sobre qué seguro de salud es más conveniente para ti, consulta con un asesor.