Los 7 accidentes navideños más comunes - Tarify


¡Gira el móvil!
tarify.es se ve mejor en Portrait

226 visitas

Los 7 accidentes más comunes en Navidad

Pan de jengibre navideño en forma de muñeco con una pierna rota

Atragantamientos, intoxicaciones etílicas, quemaduras y otras desdichas que no te imaginas. Estos son los siete accidentes más comunes en Navidad.

Estas Navidades, da la impresión de que la única preocupación es el COVID, pero hay otros muchos riesgos típicamente navideños que no desaparecen con el virus. ¡Atent@s a este listado!

Repasaremos peligros que tal vez desconozcas y que es importantísimo conocer de antemano. ¡Probablemente, alguno te sorprenda!

Una cosa te adelantamos, el ajetreo y el descontrol juegan malas pasadas. Sobre todo, ¡ojo con los más pequeños!

El atragantamiento es la tercera causa de muerte no natural en España.

Cada año, aproximadamente 2.900 niños de 0 a 4 años sufren lesiones por pirotécnica que requieren atención en urgencias en Europa.


1. Ingestiones pediátricas de objetos navideños

Los niños, sobre todo los más pequeños, tienen la tentación de llevarse todo a la boca. Si el objeto es luminoso o atractivo, el riesgo se multiplica. Por tanto, hay que tener cuidado con las obstrucciones respiratorias.

Vale la pena pensar en el peligro que pueden suponer estos los decorativos navideños en la salud de los niños. Si eres un forof@ de la Navidad y no te resistes a llenar tu casa de ornamentos, te recomendamos pensar en el tamaño. Cuanto más grande, menos riesgo de aspiración.

Lo mismo cabe decir de los juguetes. Presta atención a la etiqueta de edades y, por supuesto, compra solo artículos con el marcado “CE”.

Niño pequeño jugando con objeto navideño en forma de árbol


2. Atragantamiento con uvas, polvorones, frutos secos, etc.

El riesgo de atragantamiento y asfixia se incrementa exponencialmente en Navidad. La Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL-CCC) recomienda prestar especial atención a niños menores de 5 años y personas mayores de 65.

El atragantamiento es la tercera causa de muerte no natural en España, incluso, por delante de los accidentes de tráfico. Solo es superado por los suicidios y las caídas accidentales.

Se recomienda que los niños menores de 5 años y las personas mayores prescindan de determinados dulces navideños, como los frutos secos o los polvorones. También es aconsejable evitar el ritual de las 12 uvas en esta población.

Para todos los demás: mastiquemos bien y, si alguien se atraganta, actuemos sin dilación: la maniobra de Heimlich ha salvado muchas vidas.

Esquema de maniobra de Heimlich para actuar ante atragantamiento

Esquema de actuación de la maniobra Heimlich.


3. Envenenamiento con plantas navideñas, espumillón y otros artículos

No es ninguna broma. Lo recoge el British Columbia Drug and Poison Information Centre (BC DPIC)

Quizás como consecuencia del trajín de celebraciones, está comprobado que en Navidad hay un mayor riesgo de intoxicaciones pediátricas.

Ya no es solo el riesgo de atragantamiento del que hablábamos antes. Algunos objetos típicamente navideños pueden ser tóxicos, en mayor o menor medida. Estos son algunos de ellos:

  • Candelabros: pueden ser tóxicos y causar diarreas.
  • Pilas, luces, botones y juguetes: especialmente las pilas son peligrosas por su toxicidad. 
  • Espray de nieve: es más peligrosa la inhalación y que se pueda meter en los ojos que la propia ingesta, ¡tenlo en cuenta!
  • Plantas: acebo, flor de pascua o poinsettia y otras plantas típicamente navideñas presentan un nivel de toxicidad que puede provocar irritación, náuseas, vómitos y diarreas. En realidad, todas las plantas no comestibles pueden tener efectos adversos, pero éstas, por su colorido, pueden ser especialmente llamativas para los pequeños.
  • Dulces peligrosos para las mascotas: ya sabes que el chocolate y el azúcar son muy nocivos para los perros. Pero también lo son las pasas, las nueces de macadamia o el pan… Mantén a tu mascota alejada de estos manjares exclusivos para humanos.
  • Alcohol: no dejar nunca al alcance de los niños.


4. Intoxicaciones etílicas en Navidad (y otras sustancias)

El consumo de alcohol en Navidad se intensifica y, con ello, las admisiones hospitalarias por intoxicaciones etílicas y los accidentes de tráfico por conducir bajo los efectos del alcohol.

Insistimos en la importancia de no dejar el alcohol al alcance de los niños y, por supuesto, no dárselo a probar.

Las urgencias hospitalarias también se multiplican por el consumo de estupefacientes en estas fechas. Generalmente, mezclados con alcohol.

Cómo actuar ante una intoxicación por alcohol:

  • Pon los medios necesarios para evitar que la persona se caiga.
  • En la medida de lo posible, evita que consuma más alcohol.
  • Si vomita en posición erguida, mantén su cabeza hacia abajo.
  • Si está inconsciente, ponle de lado. De lo contrario, si vomita, podría asfixiarse.
  • Abriga a la víctima para evitar que entre en hipotermia.
  • No le des de beber café, agua con sal o remedios similares, porque podría atragantarse.
  • Evita que se duerma y háblale con sosiego para que no se altere.
  • Si no reacciona, llama inmediatamente al 112.

    Amigos de fiesta brindando con alcohol


5. Accidentes pirotécnicos

Petardos, cohetes, fuegos artificiales, bengalas…. En Navidad, las quemaduras por uso de artefactos pirotécnicos aumentan considerablemente, no solo en adultos, sino también en niños.

Cada año, aproximadamente 2.900 niños de 0 a 4 años sufren lesiones por pirotécnica que requieren atención en urgencias, solo en Europa, según estimaciones de la European Injury Database.

Recordemos que los niños únicamente pueden usar petardos de uso doméstico aptos para espacios cerrados, que apenas representan riesgo.

Solo a partir de los 16 años pueden utilizar pirotécnica de poco riesgo y sonoridad baja.

Recomendaciones sobre el uso de artefactos pirotécnicos:

  • No dejes que los niños jueguen con ellos ni que se acerquen a un adulto que está manipulándolos.
  • Las bengalas no son juguetes. En ningún caso deben usarlas niños de menos de 5 años.
  • Lee atentamente las instrucciones de uso y compra solo en establecimientos autorizados.
  • Los fuegos artificiales de alto riesgo solo pueden ser manipulados por especialistas.
  • Ten siempre a mano un cubo de agua. El riesgo de incendio es obvio.
  • Desecha los artilugios que parezcan defectuosos o no funcionen a la primera.
  • No uses pirotécnica en espacios cerrados.
  • No lleves petardos en los bolsillos. Podrían explotar por la fricción o empeorar las consecuencias en caso de accidente.
  • Si tienes mascotas cerca, evita el uso de este tipo de artefactos. Les aterra y podrían reaccionar de manera inesperada, por ejemplo, desapareciendo, saltando por una ventana o rompiendo algo.

Niño prendiendo varios petardos de gran tamaño



6. Accidentes en la cocina

Cocinar siempre puede entrañar riesgo. Especialmente, con el ambiente ajetreado y las prisas. No digamos si hay manos inexpertas o alcohol de por medio.

Es importante seguir estos consejos básicos:

  • Revisa que la campana extractora está limpia y no tiene exceso de grasa, de lo contrario, podría incendiarse.
  • Nunca desatiendas el horno, sartenes u ollas.
  • Evita que los niños ayuden si no puedes mantenerlo todo bajo control. Y, como siempre, mantén cuchillos y sustancias peligrosas fuera del alcance de los menores.
  • También es preciso evitar la decoración navideña de cualquier tipo en la cocina. Ten en cuenta que puede ser inflamable.


7. Incendios y cortocircuitos

Los incendios también son más habituales en Navidad, por desgracia, principalmente, provocados por sobrecarga o daño en los sistemas eléctricos.

Es importante seguir las siguientes recomendaciones:

  • Compra solo luces con la homologación “CE” y, a poder ser, que sean luces de navidad LED. Así, además de disfrutar de una instalación segura, podrás ahorrar luz.
  • No coloques el árbol, elementos decorativos ni luces pegadas a radiadores, cortinas o muebles. Y, como decíamos antes, jamás las pongas en la cocina.
  • Revisa las luces cada año para ver si tienen algún tipo de desperfecto (cables pelados, bombillas rotas…).
  • Si tienes un árbol natural, asegúrate de que no está seco. De estarlo, aumentaría el riesgo de incendio.
  • Ubica el árbol de Navidad de forma que no obstaculice ninguna salida en caso de emergencia. 
  • Evita el uso de velas, y en ningún caso las pongas cerca de elementos inflamables o en el suelo. Al menos, que estén en candelabros o posavelas estables, sin riesgo de caída. Siempre será mejor sustituirlas por velas LED.
  • Cuando te acuestes o salgas de casa apaga las luces de Navidad.
  • Evita sobrecargar regletas.

Estos son los riesgos a los que nos enfrentamos, más que nunca, en fiestas. Por favor, disfruta de las navidades con precaución. 

Para sentirte más segur@, siempre viene bien contar con una buena póliza de hogar y otra de salud comparando entre las mejores aseguradoras.

✅ Te puede interesar:

8 películas ochenteras para ver en Netflix.

Mi Yoigo: cómo consultar tu consumo y tus facturas.

Sky TV: qué es y cómo descargar su catálogo de series.

Home Noticias

Seguros

226 visitas

Los 7 accidentes más comunes en Navidad

Pan de jengibre navideño en forma de muñeco con una pierna rota

Atragantamientos, intoxicaciones etílicas, quemaduras y otras desdichas que no te imaginas. Estos son los siete accidentes más comunes en Navidad.

Estas Navidades, da la impresión de que la única preocupación es el COVID, pero hay otros muchos riesgos típicamente navideños que no desaparecen con el virus. ¡Atent@s a este listado!

Repasaremos peligros que tal vez desconozcas y que es importantísimo conocer de antemano. ¡Probablemente, alguno te sorprenda!

Una cosa te adelantamos, el ajetreo y el descontrol juegan malas pasadas. Sobre todo, ¡ojo con los más pequeños!

El atragantamiento es la tercera causa de muerte no natural en España.

Cada año, aproximadamente 2.900 niños de 0 a 4 años sufren lesiones por pirotécnica que requieren atención en urgencias en Europa.


1. Ingestiones pediátricas de objetos navideños

Los niños, sobre todo los más pequeños, tienen la tentación de llevarse todo a la boca. Si el objeto es luminoso o atractivo, el riesgo se multiplica. Por tanto, hay que tener cuidado con las obstrucciones respiratorias.

Vale la pena pensar en el peligro que pueden suponer estos los decorativos navideños en la salud de los niños. Si eres un forof@ de la Navidad y no te resistes a llenar tu casa de ornamentos, te recomendamos pensar en el tamaño. Cuanto más grande, menos riesgo de aspiración.

Lo mismo cabe decir de los juguetes. Presta atención a la etiqueta de edades y, por supuesto, compra solo artículos con el marcado “CE”.

Niño pequeño jugando con objeto navideño en forma de árbol


2. Atragantamiento con uvas, polvorones, frutos secos, etc.

El riesgo de atragantamiento y asfixia se incrementa exponencialmente en Navidad. La Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL-CCC) recomienda prestar especial atención a niños menores de 5 años y personas mayores de 65.

El atragantamiento es la tercera causa de muerte no natural en España, incluso, por delante de los accidentes de tráfico. Solo es superado por los suicidios y las caídas accidentales.

Se recomienda que los niños menores de 5 años y las personas mayores prescindan de determinados dulces navideños, como los frutos secos o los polvorones. También es aconsejable evitar el ritual de las 12 uvas en esta población.

Para todos los demás: mastiquemos bien y, si alguien se atraganta, actuemos sin dilación: la maniobra de Heimlich ha salvado muchas vidas.

Esquema de maniobra de Heimlich para actuar ante atragantamiento

Esquema de actuación de la maniobra Heimlich.


3. Envenenamiento con plantas navideñas, espumillón y otros artículos

No es ninguna broma. Lo recoge el British Columbia Drug and Poison Information Centre (BC DPIC)

Quizás como consecuencia del trajín de celebraciones, está comprobado que en Navidad hay un mayor riesgo de intoxicaciones pediátricas.

Ya no es solo el riesgo de atragantamiento del que hablábamos antes. Algunos objetos típicamente navideños pueden ser tóxicos, en mayor o menor medida. Estos son algunos de ellos:

  • Candelabros: pueden ser tóxicos y causar diarreas.
  • Pilas, luces, botones y juguetes: especialmente las pilas son peligrosas por su toxicidad. 
  • Espray de nieve: es más peligrosa la inhalación y que se pueda meter en los ojos que la propia ingesta, ¡tenlo en cuenta!
  • Plantas: acebo, flor de pascua o poinsettia y otras plantas típicamente navideñas presentan un nivel de toxicidad que puede provocar irritación, náuseas, vómitos y diarreas. En realidad, todas las plantas no comestibles pueden tener efectos adversos, pero éstas, por su colorido, pueden ser especialmente llamativas para los pequeños.
  • Dulces peligrosos para las mascotas: ya sabes que el chocolate y el azúcar son muy nocivos para los perros. Pero también lo son las pasas, las nueces de macadamia o el pan… Mantén a tu mascota alejada de estos manjares exclusivos para humanos.
  • Alcohol: no dejar nunca al alcance de los niños.


4. Intoxicaciones etílicas en Navidad (y otras sustancias)

El consumo de alcohol en Navidad se intensifica y, con ello, las admisiones hospitalarias por intoxicaciones etílicas y los accidentes de tráfico por conducir bajo los efectos del alcohol.

Insistimos en la importancia de no dejar el alcohol al alcance de los niños y, por supuesto, no dárselo a probar.

Las urgencias hospitalarias también se multiplican por el consumo de estupefacientes en estas fechas. Generalmente, mezclados con alcohol.

Cómo actuar ante una intoxicación por alcohol:

  • Pon los medios necesarios para evitar que la persona se caiga.
  • En la medida de lo posible, evita que consuma más alcohol.
  • Si vomita en posición erguida, mantén su cabeza hacia abajo.
  • Si está inconsciente, ponle de lado. De lo contrario, si vomita, podría asfixiarse.
  • Abriga a la víctima para evitar que entre en hipotermia.
  • No le des de beber café, agua con sal o remedios similares, porque podría atragantarse.
  • Evita que se duerma y háblale con sosiego para que no se altere.
  • Si no reacciona, llama inmediatamente al 112.

    Amigos de fiesta brindando con alcohol


5. Accidentes pirotécnicos

Petardos, cohetes, fuegos artificiales, bengalas…. En Navidad, las quemaduras por uso de artefactos pirotécnicos aumentan considerablemente, no solo en adultos, sino también en niños.

Cada año, aproximadamente 2.900 niños de 0 a 4 años sufren lesiones por pirotécnica que requieren atención en urgencias, solo en Europa, según estimaciones de la European Injury Database.

Recordemos que los niños únicamente pueden usar petardos de uso doméstico aptos para espacios cerrados, que apenas representan riesgo.

Solo a partir de los 16 años pueden utilizar pirotécnica de poco riesgo y sonoridad baja.

Recomendaciones sobre el uso de artefactos pirotécnicos:

  • No dejes que los niños jueguen con ellos ni que se acerquen a un adulto que está manipulándolos.
  • Las bengalas no son juguetes. En ningún caso deben usarlas niños de menos de 5 años.
  • Lee atentamente las instrucciones de uso y compra solo en establecimientos autorizados.
  • Los fuegos artificiales de alto riesgo solo pueden ser manipulados por especialistas.
  • Ten siempre a mano un cubo de agua. El riesgo de incendio es obvio.
  • Desecha los artilugios que parezcan defectuosos o no funcionen a la primera.
  • No uses pirotécnica en espacios cerrados.
  • No lleves petardos en los bolsillos. Podrían explotar por la fricción o empeorar las consecuencias en caso de accidente.
  • Si tienes mascotas cerca, evita el uso de este tipo de artefactos. Les aterra y podrían reaccionar de manera inesperada, por ejemplo, desapareciendo, saltando por una ventana o rompiendo algo.

Niño prendiendo varios petardos de gran tamaño



6. Accidentes en la cocina

Cocinar siempre puede entrañar riesgo. Especialmente, con el ambiente ajetreado y las prisas. No digamos si hay manos inexpertas o alcohol de por medio.

Es importante seguir estos consejos básicos:

  • Revisa que la campana extractora está limpia y no tiene exceso de grasa, de lo contrario, podría incendiarse.
  • Nunca desatiendas el horno, sartenes u ollas.
  • Evita que los niños ayuden si no puedes mantenerlo todo bajo control. Y, como siempre, mantén cuchillos y sustancias peligrosas fuera del alcance de los menores.
  • También es preciso evitar la decoración navideña de cualquier tipo en la cocina. Ten en cuenta que puede ser inflamable.


7. Incendios y cortocircuitos

Los incendios también son más habituales en Navidad, por desgracia, principalmente, provocados por sobrecarga o daño en los sistemas eléctricos.

Es importante seguir las siguientes recomendaciones:

  • Compra solo luces con la homologación “CE” y, a poder ser, que sean luces de navidad LED. Así, además de disfrutar de una instalación segura, podrás ahorrar luz.
  • No coloques el árbol, elementos decorativos ni luces pegadas a radiadores, cortinas o muebles. Y, como decíamos antes, jamás las pongas en la cocina.
  • Revisa las luces cada año para ver si tienen algún tipo de desperfecto (cables pelados, bombillas rotas…).
  • Si tienes un árbol natural, asegúrate de que no está seco. De estarlo, aumentaría el riesgo de incendio.
  • Ubica el árbol de Navidad de forma que no obstaculice ninguna salida en caso de emergencia. 
  • Evita el uso de velas, y en ningún caso las pongas cerca de elementos inflamables o en el suelo. Al menos, que estén en candelabros o posavelas estables, sin riesgo de caída. Siempre será mejor sustituirlas por velas LED.
  • Cuando te acuestes o salgas de casa apaga las luces de Navidad.
  • Evita sobrecargar regletas.

Estos son los riesgos a los que nos enfrentamos, más que nunca, en fiestas. Por favor, disfruta de las navidades con precaución. 

Para sentirte más segur@, siempre viene bien contar con una buena póliza de hogar y otra de salud comparando entre las mejores aseguradoras.

✅ Te puede interesar:

8 películas ochenteras para ver en Netflix.

Mi Yoigo: cómo consultar tu consumo y tus facturas.

Sky TV: qué es y cómo descargar su catálogo de series.