¿Qué es un infraseguro y un sobreseguro?


¡Gira el móvil!
tarify.es se ve mejor en Portrait

¿Qué es un sobreseguro y un infraseguro de hogar?

Llave en la cerradura de una puerta semiabierta con un llavero en forma de casa unifamiliar

Sobreseguro e infraseguro son conceptos que probablemente te resulten familiares. En este artículo te explicamos los peligros de tener una cuantía asegurada por encima o debajo de la real. ¿Cómo evitarlo?

Otros artículos que tal vez te interesen:
Casas prefabricadas, ¿puedo contratar un seguro de hogar?
Cosas que cubre el seguro de hogar y ni te imaginas.

¿Qué es un sobreseguro?

Un sobreseguro es aquel en el que la suma de lo asegurado es inferior al capital que vamos a asegurar. Veámoslo con un ejemplo.

Imaginemos que queremos asegurar el contenido de nuestro hogar con una cuantía de 20.000€. Sin embargo, el valor real del contenido no supera los 3.000€. Así pues, tendríamos sobreasegurada nuestra póliza de hogar.

Alguien podría pensar que no es mala estrategia. Así, en caso de siniestro, el seguro me cubrirá una cuantía mayor. Pero hay dos inconvenientes importantes:

  1. Ante cualquier siniestro, la aseguradora tiene que peritar los daños. Si detecta que el valor de lo dañado no se corresponde con la suma asegurada no habrá una indemnización acorde. En otras palabras, solo recibirás una indemnización equivalente a la cuantía del daño.

  2. Por otra parte, a mayor suma asegurada mayor será la prima del seguro, así que te conviene ajustar al máximo el valor real al valor asegurado.
Logo Simyo
 
100Mb de fibra
14GB datos móviles
Llamadas ilimitadas
 
Precio Definitivo
Acumula los gigas que no uses 
 
28
,99*
€/mes
 
Ver detalles
logo eurona
 
50Mb de fibra
9GB datos móviles
Llamadas ilimitadas
Incluye fijo
 
Precio Definitivo
¡Cobertura en zonas rurales!
 
29
,00*
€/mes
 
Ver detalles


¿Qué es un infraseguro?

El caso opuesto al sobreseguro es el infraseguro. Como imaginas, consiste en asegurar un capital inferior al valor real de los bienes que cubre tu póliza.

Esto es igual de peligroso que el caso anterior. Si tienes un siniestro no recuperarás la cuantía de tus bienes. Pongamos un ejemplo.

Imaginemos que el valor real del contenido de nuestra vivienda es de 10.000€, si bien, hemos declarado en nuestra póliza que el valor de los mismos es de 3.000€. Un día, tenemos la mala suerte de sufrir un incendio que provoca daños estimados en 7.000€.

A priori, la aseguradora nos indemnizaría siguiendo la regla de proporcionalidad:

  • Suma asegurada (3.000€) x Daños (7.000€) / Valor real de los bienes (10.000€).

Como resultado de esta fórmula, obtendremos 2.100€, muy por debajo de los 7.000€ que necesitaríamos para hacer frente a las reparaciones.

Como ves ninguna de las opciones es recomendable, saldrás perdiendo en ambos casos. Por tanto, es de suma importancia que calcules correctamente tu seguro de hogar. A continuación, te damos una serie de consejos para conseguirlo.


Consejos para calcular el seguro de hogar

Como hemos visto, es frecuente que se adquieran pólizas con sumas aseguradas que no se corresponden con el valor real. Tan usual como contratar coberturas que no llegaremos a utilizar.

Para evitarlo, sigue estos 9 consejos prácticos para calcular el seguro de tu hogar:

  1. Una de las principales cosas que debes declarar al contratar una póliza de hogar es el tipo de inmueble y el uso que le das (si es primera o segunda vivienda, si es de alquiler turístico, etc.).

    También tendrás que indicar los metros construidos, el número de habitaciones, el año de construcción, si está dentro del núcleo urbano, si cuentas con medidas de seguridad adicionales, etc. Sé sincero. No podemos mentir en estos parámetros o acabaremos teniendo problemas.

  2. Calcular el valor del continente. El continente hace referencia a los elementos que componen la estructura de la vivienda. Por lo general, solo con los datos que le demos, la aseguradora ya nos podrá dar un cálculo del continente certero.

  3. Calcular el valor del contenido. Aquí viene la parte más difícil. El contenido hace referencia al mobiliario, electrodomésticos, ropa, joyas, aparatos electrónicos…

    Si dispones de bienes de gran valor (por ejemplo piezas de arte, prendas de alta costura…) debes hacerlo saber a la aseguradora. Podría darse el caso de que tengas que contratar un seguro aparte para esas piezas. Es muy importante que hagas un cálculo bastante aproximado al valor real para evitar un infraseguro o un sobreseguro.

  4. Valorar entre diferentes tipos de seguro en función de nuestras necesidades. Desde los seguros de hogar básicos a los de todo riesgo. Todo depende de la protección que necesitemos. Eso sí, cualquier seguro de hogar incluye, como mínimo, la cobertura de responsabilidad civil para daños a terceros.

  5. Utilizar un comparador de seguros suele ser muy útil. Podemos obtener información que nos ayude a contrastar precios y características de distintas compañías aseguradoras desde una misma fuente.

  6. Buscar descuentos. Si tienes contratado un seguro, investiga si tu compañía te ofrece un descuento por ser cliente contratando una póliza de otro ramo.

  7. Contrata solo las coberturas necesarias. De lo contario, pagarás más por coberturas que no utilizas.

  8. Evita duplicar coberturas. Si tienes otra póliza que incluye una cobertura dental o un seguro de accidentes, no vuelvas a contratarlas con tu seguro de hogar.

  9. Presta atención a los servicios adicionales que no todas las compañías prestan: atención al cliente las 24h, robo fuera del hogar, servicio de bricolaje, etc.
Home Noticias

Seguros

¿Qué es un sobreseguro y un infraseguro de hogar?

Llave en la cerradura de una puerta semiabierta con un llavero en forma de casa unifamiliar

Sobreseguro e infraseguro son conceptos que probablemente te resulten familiares. En este artículo te explicamos los peligros de tener una cuantía asegurada por encima o debajo de la real. ¿Cómo evitarlo?

Otros artículos que tal vez te interesen:
Casas prefabricadas, ¿puedo contratar un seguro de hogar?
Cosas que cubre el seguro de hogar y ni te imaginas.

¿Qué es un sobreseguro?

Un sobreseguro es aquel en el que la suma de lo asegurado es inferior al capital que vamos a asegurar. Veámoslo con un ejemplo.

Imaginemos que queremos asegurar el contenido de nuestro hogar con una cuantía de 20.000€. Sin embargo, el valor real del contenido no supera los 3.000€. Así pues, tendríamos sobreasegurada nuestra póliza de hogar.

Alguien podría pensar que no es mala estrategia. Así, en caso de siniestro, el seguro me cubrirá una cuantía mayor. Pero hay dos inconvenientes importantes:

  1. Ante cualquier siniestro, la aseguradora tiene que peritar los daños. Si detecta que el valor de lo dañado no se corresponde con la suma asegurada no habrá una indemnización acorde. En otras palabras, solo recibirás una indemnización equivalente a la cuantía del daño.

  2. Por otra parte, a mayor suma asegurada mayor será la prima del seguro, así que te conviene ajustar al máximo el valor real al valor asegurado.


¿Qué es un infraseguro?

El caso opuesto al sobreseguro es el infraseguro. Como imaginas, consiste en asegurar un capital inferior al valor real de los bienes que cubre tu póliza.

Esto es igual de peligroso que el caso anterior. Si tienes un siniestro no recuperarás la cuantía de tus bienes. Pongamos un ejemplo.

Imaginemos que el valor real del contenido de nuestra vivienda es de 10.000€, si bien, hemos declarado en nuestra póliza que el valor de los mismos es de 3.000€. Un día, tenemos la mala suerte de sufrir un incendio que provoca daños estimados en 7.000€.

A priori, la aseguradora nos indemnizaría siguiendo la regla de proporcionalidad:

  • Suma asegurada (3.000€) x Daños (7.000€) / Valor real de los bienes (10.000€).

Como resultado de esta fórmula, obtendremos 2.100€, muy por debajo de los 7.000€ que necesitaríamos para hacer frente a las reparaciones.

Como ves ninguna de las opciones es recomendable, saldrás perdiendo en ambos casos. Por tanto, es de suma importancia que calcules correctamente tu seguro de hogar. A continuación, te damos una serie de consejos para conseguirlo.


Consejos para calcular el seguro de hogar

Como hemos visto, es frecuente que se adquieran pólizas con sumas aseguradas que no se corresponden con el valor real. Tan usual como contratar coberturas que no llegaremos a utilizar.

Para evitarlo, sigue estos 9 consejos prácticos para calcular el seguro de tu hogar:

  1. Una de las principales cosas que debes declarar al contratar una póliza de hogar es el tipo de inmueble y el uso que le das (si es primera o segunda vivienda, si es de alquiler turístico, etc.).

    También tendrás que indicar los metros construidos, el número de habitaciones, el año de construcción, si está dentro del núcleo urbano, si cuentas con medidas de seguridad adicionales, etc. Sé sincero. No podemos mentir en estos parámetros o acabaremos teniendo problemas.

  2. Calcular el valor del continente. El continente hace referencia a los elementos que componen la estructura de la vivienda. Por lo general, solo con los datos que le demos, la aseguradora ya nos podrá dar un cálculo del continente certero.

  3. Calcular el valor del contenido. Aquí viene la parte más difícil. El contenido hace referencia al mobiliario, electrodomésticos, ropa, joyas, aparatos electrónicos…

    Si dispones de bienes de gran valor (por ejemplo piezas de arte, prendas de alta costura…) debes hacerlo saber a la aseguradora. Podría darse el caso de que tengas que contratar un seguro aparte para esas piezas. Es muy importante que hagas un cálculo bastante aproximado al valor real para evitar un infraseguro o un sobreseguro.

  4. Valorar entre diferentes tipos de seguro en función de nuestras necesidades. Desde los seguros de hogar básicos a los de todo riesgo. Todo depende de la protección que necesitemos. Eso sí, cualquier seguro de hogar incluye, como mínimo, la cobertura de responsabilidad civil para daños a terceros.

  5. Utilizar un comparador de seguros suele ser muy útil. Podemos obtener información que nos ayude a contrastar precios y características de distintas compañías aseguradoras desde una misma fuente.

  6. Buscar descuentos. Si tienes contratado un seguro, investiga si tu compañía te ofrece un descuento por ser cliente contratando una póliza de otro ramo.

  7. Contrata solo las coberturas necesarias. De lo contario, pagarás más por coberturas que no utilizas.

  8. Evita duplicar coberturas. Si tienes otra póliza que incluye una cobertura dental o un seguro de accidentes, no vuelvas a contratarlas con tu seguro de hogar.

  9. Presta atención a los servicios adicionales que no todas las compañías prestan: atención al cliente las 24h, robo fuera del hogar, servicio de bricolaje, etc.