Las 9 costumbres navideñas más raras del mundo - Tarify
Ocio y streaming

Navidades raras: 9 costumbres navideñas insólitas

Síguenos en:

Estas Navidades están siendo muy extrañas por muchas razones: la pandemia, la inflación, el precio de la luz… ¿para qué seguir, verdad? Pero hay lugares en el mundo con tradiciones especialmente raras (y simpáticas) en esta época. ¿Quieres saber cuáles? Te contamos las 9 costumbres navideñas más insólitas.

1. Lanzamiento de zapatos (República Checa)

En la República Checa hay instaurada una curiosa costumbre en Navidad que tiene poco de navideño, en realidad. Las mujeres solteras salen a las puertas de sus casas y tiran un zapato sobre su hombro derecho. ¿Para qué? Para saber si el próximo año se casan.

Es sencillo, si el zapato cae con la punta en dirección a la puerta, te casas el año que viene, si no… te tocará repetir el ritual las próximas navidades.

2. Cabra gigante en llamas (Suecia)

Cabra gigante de Gävle, Suecia

Tradicional cabra gigante navideña en Gävle , Suecia


En la ciudad de Gävle, Suecia, construyen una cabra gigante con materiales similares a la paja. El tamaño varía cada año, pero de 13 metros no baja.

Esta tradición se enmarca en las fiestas nórdicas del Yule, que celebran el solsticio de invierno. Sin embargo, esta costumbre en particular no viene de tan lejos: se celebra desde los años 60 y rinde culto a una cabra que, según la leyenda, ayudaba a Papá Noel a entregar los regalos.

Paralelamente, se instauró la costumbre gamberra de incendiar la cabra sin ser descubiertos. La Ley sueca prohíbe expresamente la profanación de la cabra, pero lo cierto es que los vándalos se han salido con la suya casi siempre. Hasta 2019, las esculturas solo han conseguido salvarse en 17 de las 37 ocasiones.

✅ Te puede interesar:

Ideas para envolver regalos en Navidad (y siempre).

Los 7 accidentes más comunes en Navidad

10 regalos tecnológicos con los que triunfarás esta Navidad.


3. Los trolls de Yule (Islandia)

En Islandia también celebran las fiestas del Yule, pero de forma diferente. La leyenda cuenta que, desde el 12 de diciembre y durante los siguientes 12 días, bajan de las montañas los 13 hijos de un matrimonio de trolls, Gryla y Leppaludi.

Los cónyuges tenían la fama de comerse a los niños malos, una costumbre que heredaron sus retoños, entre otras travesuras. Cada uno actúa un día diferente y tiene una especialidad, como robar ovejas, dar portazos o chupar cucharas.

Para evitar que estos seres mágicos hagan de las suyas, hay que dejarles regalos esos 12 días.

Pvörusleikir, figura de los Yule Lads. Le encanta chupar cucharas.


4. Guardar las escobas de las brujas (Noruega)

En Noruega hay que tener valor para acostarse sin guardar las escobas, ya que podría colarse alguna bruja malintencionada en tu casa.

Y es que, en el país nórdico, las vísperas de Navidad, brujas y espíritus diabólicos deambulan entre los mortales. Los hombres más valientes salen a la calle y disparan al aire para ahuyentar a estos seres.


5. Krampus el malvado (Alemania, Austria, Eslovenia y Hungría)

No hay que irse muy lejos para conocer a Krampus, el hermano de San Nicolás (para nosotros, Papá Noel). Krampus no es tan amigable como su hermano y tampoco se le parece mucho. Tiene orejas de elfo, cuernos y el cuerpo cubierto de pelo.

Como antítesis de Santa Claus, en lugar de premiar a los niños buenos, castiga a los malos con su vara y su aspecto terrorífico.

En las vísperas de Navidad de los países alpinos, es costumbre disfrazarse de Krampus para asustar a los niños.

Personas disfrazadas de Krampus en Noruega

Disfraces de Krampus en Noruega.


6. Telarañas navideñas (Ucrania)

En las Navidades ucranianas, se conmemora la leyenda de una humilde familia que no tenía dinero para decorar un pino que les había crecido espontáneamente en casa. El árbol se llenó de telarañas, a pesar de lo mucho que lo cuidaron.

Al despertarse una mañana, los habitantes de la casa descubrieron que las telarañas se habían convertido en hilos de oro y plata, por lo que la familia pudo salir de su precaria situación financiera.

Por ese motivo, para atraer a la buena suerte, muchos hogares en Ucrania se decoran con ornamentos que a nosotros nos parecerían más típicos de Halloween.



7. Atar a papá y mamá (países balcánicos)

Cada 25 de diciembre, en los países de la antigua Yugoslavia, los niños repiten un curioso ritual. Atan los pies de las madres gritando: “Día de la madre, ¿qué nos das para que te dejemos en libertad?”. Entonces, las mamás que, por suerte, ya conocen la tradición, agasajan a sus hijos con regalos.

Días después, los niños repiten la tradición con el padre y, claro, este también les da regalos.


8. Belenes de rábano (México)

La conocida como "noche de los rábanos" se celebra cada 23 de diciembre en Oaxaca.

Esa noche, artesanos virtuosos venden tallas de belén y figuritas esculpidas en rábanos. En este festival, que atrae cada año a cientos de miles de espectadores, el mejor diseño tiene premio.

El origen de esta tradición se remonta a la época colonial. Los granjeros se las ingeniaban de esta forma para atraer a los compradores, y así lo siguieron haciendo hasta 1897, cuando el reclamo se convirtió oficialmente en concurso.

La noche de los rábanos, Oaxaca

Belén elaborado con rábanos para La Noche de los Rábanos de Oaxaca, México


9. La noche del pollo frito en Japón

Estatua del coronel Sanders (KFC) vestido como Papá Noel en un establecimiento de la cadena en Japón.

En Japón se celebran poco las Navidades. Pensemos que solo un 2% de la población es cristiana. Pero eso no impide que tengan costumbres "navideñas" en estas fechas.

Entre el 20 y el 25 de diciembre se celebran en Japón los días del pollo frito desde 1974. Ese año, KFC,, la popular cadena de comida rápida, lanzó una campaña de marketing animando los nipones a consumir sus productos.

"Kentucky por Navidad" era el eslogan. Y parece que funcionó de perlas, porque hoy día se continúa con este ritual. Los establecimientos KFC venden entre cinco y diez veces más en esas fechas.


✅ Te puede interesar:

Inversión financiera y económica: diferencias.

Mi Jazztel: todo lo que necesitas saber sobre el área de cliente.

Mi factura Movistar.