10 consejos para ahorrar energía en el teletrabajo


¡Gira el móvil!
tarify.es se ve mejor en Portrait

549 visitas

10 consejos para ahorrar energía durante el teletrabajo

mujer trabajando desde casa frente a una ventana con luz

El trabajo desde casa tiene grandes ventajas y, como todo, grandes inconvenientes. Una de ellas es el gasto en luz y gas. Si no lo controlas, se te puede ir de las manos. Para evitarlo, te traemos 10 consejos para ahorrar energía en el teletrabajo.

Con las tarifas energéticas por las nubes, conviene apuntar estos 10 tips pa 


1. Planifica tu jornada laboral

Durante el teletrabajo, es fácil que la jornada laboral se te vaya de las manos. Despistarte más de la cuenta durante el horario de trabajo y que después tengas que quedarte más tiempo para terminar las tareas del día puede conllevar un incremento del gasto de energía. El ordenador estará encendido más tiempo y, además, tú perderás la sensación de desconexión.

Para evitarlo, hay que incrementar la planificación de la jornada. Al principio del día, hazte una lista de tareas y añade el tiempo que has de dedicar a cada una de ellas. Ponerte objetivos a corto plazo aumentará tu concentración y tu productividad. Cuando llegue la hora de terminar, apaga el ordenador y ponte a otras cosas. 

Esto no solo tiene que ver con el ahorro energético, también con tu salud mental. Tu horario laboral debe ser el mismo que si fueras a la oficina. Si has trabajado con normalidad y has completado las tareas del día, debes desconectar. Aunque ahora tu vida laboral y personal confluyan en los mismos espacios, es importante que des a esta última la importancia que tiene. 

Disfrutar de tus aficiones y de tus seres queridos es necesario y, además, hará que seas más productivo/a al día siguiente.

 También puede interesarte:

Termostato inteligente wifi: cómo funciona.

5 Consejos para ahorrar en calefacción.

Si no pago la luz, ¿en cuánto tiempo me la cortan?


2. Reserva un espacio para trabajar

En línea con el punto anterior, es importante que busques un espacio en casa que sea solo de trabajo, tu pequeña oficina dentro de tu hogar. Lo ideal es que tengas un despacho pero, si no puede ser, es suficiente con un escritorio en un lugar adecuado, ajeno a distracciones y, a ser posible, con buena luz.

Al igual que en la oficina, el orden es importante. Intenta mantener tu espacio de trabajo en armonía. El objetivo es crear un clima ideal para la concentración, de modo que puedas dar todo de ti durante tus horas de trabajo y que puedas desconectar cuando llegue el momento.


logo ganaenergia
 
Sin horarios: mismo precio las 24 horas
Luz a precio fijo
100% energía verde
 
Sin permanencia
Sin servicios o costes adicionales
Sin subidas de precio al renovar
 
66
,31*
€/mes
 
Ver detalles



3. Haz los descansos en horas clave

Si la tarifa de la luz entra en hora llana (la de precio intermedio, para que nos entendamos) a las 14h, no te pongas a cocinar a las 13. Igual que planificas tu jornada laboral, piensa en hacer los descansos a horas en las que el precio de la luz sea más bajo, por si aprovechas para hacer tareas como ésta, cocinar, o incluso poner lavadoras o planchar. Si tienes dudas sobre este tema, consulta este artículo sobre el precio de la luz.

El escenario idóneo en este sentido se presentaría si reservaras los fines de semana para este tipo de cosas. Recuerda que, desde el viernes a medianoche hasta el lunes a las 8 de la mañana, tenemos hora valle (luz más económica). Lo mejor sería que utilizaras los electrodomésticos de alto consumo en ese lapso.

Esto incluye la cocina. Aprovecha el finde para preparar tu menú semanal y congela. Otro truco: acuérdate de sacar la tartera del congelador por las noches. Así no tendrás que recurrir al descongelado en el microondas.


4. Aprovecha la luz natural

hombre teletrabajando con luz natural

Puede parecer una obviedad, pero no lo es. Como te decíamos antes, es importante que ubiques tu lugar de trabajo en un sitio con buena luz y que aproveches el día. La mejor manera de ahorrar en luz es, precisamente, encender la luz lo menos posible. Si trabajas delante de una ventana durante horas de sol (o, al menos, luminosas), un flexo menos que enciendes.

Además, está demostrado que la luz natural incrementa el rendimiento. Lo corrobora el estudio Human Spaces: The Global Impact of Biophilic Design in the Workplace de la Universidad de Lancaster. De acuerdo con la investigación Cary Cooper, la luz natural en el espacio de trabajo incrementa un 6% la productividad y un 15% el bienestar y la creatividad.


5. Planifica los horarios de calefacción

No hace falta que te hagas un excel, pero sí que pongas la calefacción con criterio. Planificar los horarios es clave para ahorrar energía en el teletrabajo. ¿La has tenido toda la noche puesta, luego abres las ventanas para ventilar, se te hiela la casa, y has de volver a enchufarla? Es prácticamente la definición del antiahorro energético.

Piensa en los momentos idóneos para caldear tu hogar y mantener una temperatura que oscile entre los 20 y los 25 grados. Por ejemplo, puedes ponerla un ratito por la mañana, después de ventilar, y otro ratito por la tarde. Durante la noche, apágala. Dormirás mejor y ahorrarás en gas o luz.


6. Aísla tu casa del frío

Para que la casa dure más tiempo caldeada, nada mejor que un buen sistema aislante. Si puedes permitirte reforzarlo, a la larga, incrementarás considerablemente el ahorro energético, tanto en verano como en invierno. Si no puedes (o no quieres, porque vives de alquiler, por ejemplo), opta por trucos asequibles:

  • Sube bien las persianas durante las horas de sol para que entre el calor.
  • Cuando caiga el sol, bájalas.
  • Las cortinas pueden ser también grandes aliadas. Cuanto más gruesas sean, más capacidad aislante tendrán. Recuerda echarlas cuando se vaya el sol.
  • Pon alfombras.
  • Evita los obstáculos delante de los radiadores. 
  • Si ves que las ventanas no cierran del todo bien, utiliza gomas o siliconas. Puedes adquirirlas en tu ferretería de confianza.
  • Aísla las puertas que den al exterior. Hay cojines especialmente ideados para ello y, si no, puedes utilizar incluso una toalla enrollada.


7. Presta atención a las bombillas

una bombilla led en un flexo de trabajo

Sustituye las bombillas convencionales por bombillas LED, sobre todo, las de aquellas lámparas que utilices durante tu jornada laboral (por ejemplo, el flexo del escritorio). Si, aunque sea poco a poco, extrapolas esta sustitución al resto de luces de tu hogar, a la larga, notarás una reducción considerable en tu factura de la luz.


8. ¡Apaga el ordenador!

Ya te lo hemos comentado antes. Cuando termines de trabajar, desconecta. Pero no solo tú, también el ordenador. Esto es, no lo dejes en suspensión, apágalo del todo. Este consejo también es aplicable al ratón, el teclado y otros periféricos. 

En esta línea, también es recomendable que aproveches tu tiempo de ocio para hacer algo más que estar delante de una pantalla. Si apagas el ordenador del trabajo y enciendes tu ordenador personal para jugar a videojuegos, esto no solo incidirá en tu factura, también en tu salud física y mental.

Leer un libro, hacer deporte, salir a dar un paseo o quedar con amigos para tomar algo son alternativas mucho más saludables que te ayudarán a desconectar mentalmente y a ahorrar energía.


logo ganaenergia
 
Tarifa RL.1 sin más
Gas a precio de coste
Paga solo por lo que consumas
 
Sin permanencia
Sin servicios adicionales ni seguros
Sin subidas de precio al renovar
 
24
,33*
€/mes
 
Ver detalles



9. Revisa tus hábitos de consumo energético

Esto es aplicable al teletrabajo y a la vida en general. Si revisas tus hábitos de consumo energético, a la larga, ahorrarás en tu factura. ¿Te levantas de la mesa para hacerte un café? Apaga el flexo y deja el ordenador en suspensión. ¿Hay luminosidad en la cocina? No enciendas la luz del techo. ¿Terminas de hacerte el café? Apaga la cafetera. 

Esto es como lo de la mariposa que bate sus alas en China. Un gesto pequeño puede tener grandes consecuencias: si todos los días dejas encendida una luz que no utilizas, el consumo se multiplicará; si te acuerdas de apagarla, reducirás tu factura y cuidarás del planeta.


10. Revisa tu tarifa de luz y gas

¿Estás segura/o de que tienes la tarifa de luz y gas más barata posible? Recuerda que el mercado energético se ha ampliado y que ahora hay compañías que ofrecen tarifas energéticas más baratas, e incluso que las empresas de siempre han creado opciones que se ajustan a los hábitos de cada hogar.

Te recomendamos que eches un ojo a nuestros comparadores y verifiques si estás pagando el precio más barato posible:


Tal vez te interese:

Cómo acceder al router Vodafone.

Cómo recargar el saldo en Vodafone.

Cómo activar la llamada en espera en MásMóvil. 

Home Noticias

Ahorro del hogar

549 visitas

10 consejos para ahorrar energía durante el teletrabajo

mujer trabajando desde casa frente a una ventana con luz

El trabajo desde casa tiene grandes ventajas y, como todo, grandes inconvenientes. Una de ellas es el gasto en luz y gas. Si no lo controlas, se te puede ir de las manos. Para evitarlo, te traemos 10 consejos para ahorrar energía en el teletrabajo.

Con las tarifas energéticas por las nubes, conviene apuntar estos 10 tips pa 


1. Planifica tu jornada laboral

Durante el teletrabajo, es fácil que la jornada laboral se te vaya de las manos. Despistarte más de la cuenta durante el horario de trabajo y que después tengas que quedarte más tiempo para terminar las tareas del día puede conllevar un incremento del gasto de energía. El ordenador estará encendido más tiempo y, además, tú perderás la sensación de desconexión.

Para evitarlo, hay que incrementar la planificación de la jornada. Al principio del día, hazte una lista de tareas y añade el tiempo que has de dedicar a cada una de ellas. Ponerte objetivos a corto plazo aumentará tu concentración y tu productividad. Cuando llegue la hora de terminar, apaga el ordenador y ponte a otras cosas. 

Esto no solo tiene que ver con el ahorro energético, también con tu salud mental. Tu horario laboral debe ser el mismo que si fueras a la oficina. Si has trabajado con normalidad y has completado las tareas del día, debes desconectar. Aunque ahora tu vida laboral y personal confluyan en los mismos espacios, es importante que des a esta última la importancia que tiene. 

Disfrutar de tus aficiones y de tus seres queridos es necesario y, además, hará que seas más productivo/a al día siguiente.

 También puede interesarte:

Termostato inteligente wifi: cómo funciona.

5 Consejos para ahorrar en calefacción.

Si no pago la luz, ¿en cuánto tiempo me la cortan?


2. Reserva un espacio para trabajar

En línea con el punto anterior, es importante que busques un espacio en casa que sea solo de trabajo, tu pequeña oficina dentro de tu hogar. Lo ideal es que tengas un despacho pero, si no puede ser, es suficiente con un escritorio en un lugar adecuado, ajeno a distracciones y, a ser posible, con buena luz.

Al igual que en la oficina, el orden es importante. Intenta mantener tu espacio de trabajo en armonía. El objetivo es crear un clima ideal para la concentración, de modo que puedas dar todo de ti durante tus horas de trabajo y que puedas desconectar cuando llegue el momento.




3. Haz los descansos en horas clave

Si la tarifa de la luz entra en hora llana (la de precio intermedio, para que nos entendamos) a las 14h, no te pongas a cocinar a las 13. Igual que planificas tu jornada laboral, piensa en hacer los descansos a horas en las que el precio de la luz sea más bajo, por si aprovechas para hacer tareas como ésta, cocinar, o incluso poner lavadoras o planchar. Si tienes dudas sobre este tema, consulta este artículo sobre el precio de la luz.

El escenario idóneo en este sentido se presentaría si reservaras los fines de semana para este tipo de cosas. Recuerda que, desde el viernes a medianoche hasta el lunes a las 8 de la mañana, tenemos hora valle (luz más económica). Lo mejor sería que utilizaras los electrodomésticos de alto consumo en ese lapso.

Esto incluye la cocina. Aprovecha el finde para preparar tu menú semanal y congela. Otro truco: acuérdate de sacar la tartera del congelador por las noches. Así no tendrás que recurrir al descongelado en el microondas.


4. Aprovecha la luz natural

hombre teletrabajando con luz natural

Puede parecer una obviedad, pero no lo es. Como te decíamos antes, es importante que ubiques tu lugar de trabajo en un sitio con buena luz y que aproveches el día. La mejor manera de ahorrar en luz es, precisamente, encender la luz lo menos posible. Si trabajas delante de una ventana durante horas de sol (o, al menos, luminosas), un flexo menos que enciendes.

Además, está demostrado que la luz natural incrementa el rendimiento. Lo corrobora el estudio Human Spaces: The Global Impact of Biophilic Design in the Workplace de la Universidad de Lancaster. De acuerdo con la investigación Cary Cooper, la luz natural en el espacio de trabajo incrementa un 6% la productividad y un 15% el bienestar y la creatividad.


5. Planifica los horarios de calefacción

No hace falta que te hagas un excel, pero sí que pongas la calefacción con criterio. Planificar los horarios es clave para ahorrar energía en el teletrabajo. ¿La has tenido toda la noche puesta, luego abres las ventanas para ventilar, se te hiela la casa, y has de volver a enchufarla? Es prácticamente la definición del antiahorro energético.

Piensa en los momentos idóneos para caldear tu hogar y mantener una temperatura que oscile entre los 20 y los 25 grados. Por ejemplo, puedes ponerla un ratito por la mañana, después de ventilar, y otro ratito por la tarde. Durante la noche, apágala. Dormirás mejor y ahorrarás en gas o luz.


6. Aísla tu casa del frío

Para que la casa dure más tiempo caldeada, nada mejor que un buen sistema aislante. Si puedes permitirte reforzarlo, a la larga, incrementarás considerablemente el ahorro energético, tanto en verano como en invierno. Si no puedes (o no quieres, porque vives de alquiler, por ejemplo), opta por trucos asequibles:

  • Sube bien las persianas durante las horas de sol para que entre el calor.
  • Cuando caiga el sol, bájalas.
  • Las cortinas pueden ser también grandes aliadas. Cuanto más gruesas sean, más capacidad aislante tendrán. Recuerda echarlas cuando se vaya el sol.
  • Pon alfombras.
  • Evita los obstáculos delante de los radiadores. 
  • Si ves que las ventanas no cierran del todo bien, utiliza gomas o siliconas. Puedes adquirirlas en tu ferretería de confianza.
  • Aísla las puertas que den al exterior. Hay cojines especialmente ideados para ello y, si no, puedes utilizar incluso una toalla enrollada.


7. Presta atención a las bombillas

una bombilla led en un flexo de trabajo

Sustituye las bombillas convencionales por bombillas LED, sobre todo, las de aquellas lámparas que utilices durante tu jornada laboral (por ejemplo, el flexo del escritorio). Si, aunque sea poco a poco, extrapolas esta sustitución al resto de luces de tu hogar, a la larga, notarás una reducción considerable en tu factura de la luz.


8. ¡Apaga el ordenador!

Ya te lo hemos comentado antes. Cuando termines de trabajar, desconecta. Pero no solo tú, también el ordenador. Esto es, no lo dejes en suspensión, apágalo del todo. Este consejo también es aplicable al ratón, el teclado y otros periféricos. 

En esta línea, también es recomendable que aproveches tu tiempo de ocio para hacer algo más que estar delante de una pantalla. Si apagas el ordenador del trabajo y enciendes tu ordenador personal para jugar a videojuegos, esto no solo incidirá en tu factura, también en tu salud física y mental.

Leer un libro, hacer deporte, salir a dar un paseo o quedar con amigos para tomar algo son alternativas mucho más saludables que te ayudarán a desconectar mentalmente y a ahorrar energía.




9. Revisa tus hábitos de consumo energético

Esto es aplicable al teletrabajo y a la vida en general. Si revisas tus hábitos de consumo energético, a la larga, ahorrarás en tu factura. ¿Te levantas de la mesa para hacerte un café? Apaga el flexo y deja el ordenador en suspensión. ¿Hay luminosidad en la cocina? No enciendas la luz del techo. ¿Terminas de hacerte el café? Apaga la cafetera. 

Esto es como lo de la mariposa que bate sus alas en China. Un gesto pequeño puede tener grandes consecuencias: si todos los días dejas encendida una luz que no utilizas, el consumo se multiplicará; si te acuerdas de apagarla, reducirás tu factura y cuidarás del planeta.


10. Revisa tu tarifa de luz y gas

¿Estás segura/o de que tienes la tarifa de luz y gas más barata posible? Recuerda que el mercado energético se ha ampliado y que ahora hay compañías que ofrecen tarifas energéticas más baratas, e incluso que las empresas de siempre han creado opciones que se ajustan a los hábitos de cada hogar.

Te recomendamos que eches un ojo a nuestros comparadores y verifiques si estás pagando el precio más barato posible:


Tal vez te interese:

Cómo acceder al router Vodafone.

Cómo recargar el saldo en Vodafone.

Cómo activar la llamada en espera en MásMóvil.