¿Tips para elegir campamento de verano? - Tarify
Ocio y streaming

Campamentos de verano para niños y adolescentes: ¿cómo elegirlos?

Síguenos en:

Cada verano la misma pregunta: ¿qué hacemos con los niños? Si no tienes con quién dejarlos durante el largo periodo estival, o simplemente, deseas que sigan disfrutando y aprendiendo, puedes elegir un campamento de verano. Te contamos las claves para dar con el adecuado, según tus posibilidades.


Para elegir campamento de verano, aparte de tu presupuesto, puedes tener en cuenta estas cinco variables:


1. ¿Está tu hij@ preparado para ir a un campamento?

Niñas jugando al tira y afloja con una cuerda

A muchos niños les da miedo abandonar su zona de confort, todo lo que conocen: su familia, su casa…

Esto dependerá mucho del grado de madurez de tu hij@, que no siempre se corresponde con la edad. Es importante que le involucres en la decisión y que elijáis juntos el campamento que mejor se adapte a sus expectativas.

Ir a un campamento puede ayudarle a aprender muchas cosas y a entrenar sus habilidades sociales.

Es importante que sepa que vais a seguir a su disposición, apoyándole en la distancia. Y que tenga total confianza para que, cuando esté fuera, os cuente cualquier cosa que le ocurra o no le guste.



2. Duración y ubicación son cruciales

Sobre todo si es la primera vez fuera de casa para el menor, preferirá un campamento de corta duración y que esté cerca de su hogar. El apego puede ser muy fuerte según la edad y el carácter de la persona.

Es bueno empezar con campamentos cortos, incluso fuera de temporada: acampadas, convivencias… que permitan que el niño vaya adquiriendo cierta independencia poco a poco y  aprenda a disfrutar fuera del entorno familiar.


3. Tipo de campamento

Niño en parque multiaventuras

Hoy día existe una amplísima oferta de campamentos de verano. Están los típicos donde los niños hacen actividades al aire libre, acampadas, excursiones, deportes, etc.

Pero ahora también encontramos gran variedad de campamentos temáticos: campamentos de inmersión de inglés, de tecnología, de baile, de teatro, de aventura, de deporte, de cocina… incluso de emprendimiento. 

Cuidado con el nivel de exigencia del campamento. Nuestros hijos necesitan descansar y divertirse en sus vacaciones, no estresarse más.

Con esto queremos decir que los campamentos temáticos pueden estar muy bien, pero dejando más horas al esparcimiento y al ocio que al estudio puro y duro.

Por tanto, es esencial ver al detalle los planes de cada campamento.


⭐ Contenidos relacionados:

Picaduras de insectos: cómo tratarlas eficazmente.

¿Por qué los niños se visten de marinero en su primera comunión?

Phonekid, un móvil para niños con un 10% de control parental.


4. Haz una lista de requisitos y busca opiniones

Es buena idea hacer un listado de requisitos imprescindibles del campamento. Estás son algunas de las cosas más b´ásicas que puedes tener en cuenta:

 Instalaciones: deben estar correctamente equipadas, limpias y climatizadas, ser espaciosas, con zonas al aire libre, alejados de peligros, en recintos cerrados… Si salen fuera, entérate de cómo se les traslada. Si puedes, acude a visitar las instalaciones y las inmediaciones.

Calendario de horarios y actividades.

✅ Número de niños y ratio de niños por monitor.

✅ Horario y cantidad de comidas. Deberían tener las tres comidas principales, un aperitivo a media mañana y la merienda por la tarde.

Si tu hij@ tiene alguna alergia, intolerancia alimentaria o aborrece ciertos alimentos, informa a la organización del campamento y comprueba si son capaces de ofrecer menús adaptados. Cualquier notificación sobre enfermedades debe hacerse preferentemente por escrito.

✅ Comprueba si hay un centro médico o de urgencias cerca, por si hubiera algún accidente.

 Monitores: investiga la cualificación profesional de los monitores. La mayoría debería de tener formación como educador o monitor de tiempo libre. Pero no son pocos los campamentos que utilizan a jóvenes sin experiencia. Si el campamento es de idioma, asegúrate de que haya nativos.

 Régimen de comunicación. En algunos campamentos se les permite a los padres llamar cuando quieran. Otros son más restrictivos, partiendo de la teoría de que el contacto continuado dificulta que los pequeños superen la separación temporal. Es importante que tanto tu hij@ como tú sepáis las reglas de antemano.

✅ Cómo son los otros niños. Es esencial que haya un equilibrio de edad en los grupos de los campamentos y que no se mezclen niñ@s que no estén en edades muy próximas. Si la diferencia es muy grande, puede haber problemas.

✅ Pregunta directamente a tu hij@. Como decíamos antes, siempre que hables con tu hij@, pregúntale si va todo bien.

✅ Busca opiniones o reseñas del campamento. Aparte de investigar a fondo su sitio web y de informarte directamente con los responsables del centro, es bueno que consultes opiniones en otras plataformas. Simplemente, pon en el buscador el nombre del campamento seguido de “opiniones”.


No te sientas mal por mandar a tu hij@ a un campamento

Algunos niñ@s hacen chantaje emocional a sus padres. Es comprensible, ellos no lo entienden y hacen ver a sus padres que se sienten abandonados.

El campamento de verano no debe ser entendido como un castigo para los niños ni un alivio para los padres. Es una buena escuela para que desarrollen sus habilidades sociales, su personalidad y aprendan a ser responsables.

En cualquier caso, si es la primera vez, puedes optar por un campamento urbano a media jornada cerca de casa.


logo ganaenergia
 
Luz 2.0TD Online TG
Sin horarios: mismo precio las 24 horas
Luz a precio fijo
Te asesoramos al elegir tu tarifa
 
Sin permanencia
Sin servicios o costes adicionales
Sin subidas de precio al renovar
 
47
,93*
€/mes
 
Ver detalles



5. ¿Dónde encontrar campamentos de verano

Con una simple búsqueda en Google encontrarás multitud de buscadores de campamentos. Estos son algunos de ellos:

Buscocampamentos.com

Solocampamentos.com

Yumping.com

Aventurama.es

Otra opción es buscar campamentos subvencionados por comunidades autónomas, ayuntamientos, diputaciones, etc. Un ejemplo son las Becas MEC del programa de inmersión lingüistica.