5 consejos para ahorrar energía con tu lavadora - Tarify


¡Gira el móvil!
tarify.es se ve mejor en Portrait

420 visitas

5 consejos para ahorrar energía con tu lavadora

lavadora-sala-planta-verde-cesta

¿No eliges el programa correcto? ¿No sabes qué tipo de ciclo funciona mejor? ¿Crees que tu factura está hinchada por culpa de la lavadora? Sigue estos 5 consejos para ahorrar energía y… ¡problema solucionado!

La lavadora, junto con el frigorífico, es uno de los electrodomésticos más necesarios en una vivienda. Su uso es prácticamente diario. Por este motivo, conocer ciertos consejos para ahorrar unos eurillos en la factura de la luz nunca vienen mal, ¿verdad? ¡Presta atención!

La clasificación 'A+', 'A++' y 'A++' fue eliminada en marzo de 2021 y sustituida por las categorías desde la 'A' a la 'G'.


1. Escoge una lavadora eficiente

clasificacion-energetica

Sí, puede parecer una obviedad, pero los electrodomésticos eficientes ayudan en gran medida a ahorrar energía y ser más respetuosos con el medioambiente.

Por este motivo, a la hora de adquirir un electrodoméstico, de la categoría que sea, es importante comprobar la clasificación energética. ¡No te guíes solo por el precio! Recordemos que lo barato sale caro.

Para plantear esta clasificación, la Unión Europea ha diseñado una escala comprendida entre las letras A y la G. La letra A corresponde a los electrodomésticos más eficientes, mientras que la letra G, los menos eficientes.

Puede que estés pensando… ¿qué ha pasado con la clasificación A+, A++ y A++? Fueron eliminadas el pasado 1 de marzo de 2021 y sustituidas por las categorías desde la A a la G (siendo la G la peor puntuación posible).

Si nos centramos en las lavadoras, también es necesario estudiar el consumo energético anual, reflejado en kWh y los litros de agua que utiliza para llevar a cabo un lavado. Junto a estos datos, también prestaremos especial atención a la capacidad y el ruido emitido (en decibelios). Todos estos datos vienen reflejados en una etiqueta incluida en el propio electrodoméstico.

Los electrodomésticos 'nivel A' asumen un consumo energético inferior al 55% de la media. los de 'categoría G', suponen un incremento de más del 125%.

Como decíamos, elegir un electrodoméstico con eficiencia energética te supondrá una inversión mayor en primera instancia. Sin embargo, el ahorro a largo plazo es lo que debe convencerte. Según estima la UE, podrás ahorrar hasta 465 € al año.

Además, con el objetivo de instar a la población a renovar sus electrodomésticos viejos y convertir su hogar en un espacio mucho más eficiente, las instituciones públicas plantean sistemas de ayuda. Infórmate al respecto sobre los Planes Renove de tu comunidad autónoma, podrías ahorrarte un dinero.



2. Llena el tambor al máximo

Aunque no te lo creas, una lavadora vacía consume lo mismo que una lavadora llena hasta los topes. Entendiendo vacía por cuatro calzoncillos y dos pares de calcetines.

Ya solo por mover el tambor y calentar el agua, la lavadora consume energía. Por tanto, mejor plantea un lavado ajustado al peso establecido para cada programa. De esta forma, además de ahorrar, tendrás más ropa limpia en menor tiempo.

Cada fabricante de lavadoras indica la capacidad máxima del tambor de sus lavadoras. Ah, y un consejo extra, tan malo es poner una lavadora sin apenas ropa como sobrecargarla, ya que puede que el lavado no se desarrolle correctamente y los amortiguadores sufran más de lo debido.

Para evitar sobrecargar la lavadora, deja medio palmo de espacio entre la ropa y el techo del tambor.


3. Usa programas cortos

Sabemos que cada prenda necesita unos cuidados específicos y que, por tanto, elegiremos el programa en base a las características y tejidos. Es por ello que a la hora de elegir una lavadora es importante comprobar que tiene una amplia variedad de programas donde elegir, incluyendo los ciclos ECO.

Sin embargo, existen cierto tipo de prendas que por su composición y uso diario, como por ejemplo, la ropa del gimnasio o la de uso informal, que se pueden lavar sin problemas en un ciclo rápido de 15, 30 o 45 minutos. Además, recordemos que los programas largos son útiles, sobre todo, para manchas difíciles. Prueba con un programa rápido, verás que sale realmente limpia, ahorrarás energía y tiempo.

✅ También puede interesarte:

Cómo funciona la calificación energética.

Casas Passivhaus: las más eficientes del mundo.

6 consejos para ahorrar agua y energía con el lavavajillas.


4. Olvídate del agua caliente

La mayoría de usuarios fijan la temperatura en base a la etiqueta de la prenda, junto con el programa propuesto. Pero… ¿sabías que las etiquetas de la ropa marcan la temperatura máxima a la que puede lavarse? Por tanto, elige la temperatura en base al tipo de tejido y mancha. ¡Así aciertas seguro!

Por ejemplo, si la mancha es de vino tinto o grasa, la temperatura tendrá que ser un poco superior. Si bien, si el tipo de mancha o roce es mínimo, puedes lavarlo perfectamente a 30 grados e, incluso, con agua fría.

Ah, y si lo que quieres es ser eficiente al máximo exponencial, sobre todo en prendas con manchas difíciles, lo mejor es que plantees un prelavado para la ropa. Así ablandarás la mancha y podrás lavarla en un ciclo de agua fría evitando el consumo extra de energía. ¡Ahorro seguro!


logo ganaenergia
 
Tarifa RL.1 sin más
 
Sin permanencia
 
22
,33*
€/mes
 
Ver detalles
logo ganaenergia
 
Precio sin tramos horarios
100% Energía verde
 
Sin permanencia
 
73
,70*
€/mes
 
Ver detalles


5. Utiliza el centrifugado solo cuando la prenda lo necesite

centrifugado-lavadora


El centrifugado es, con diferencia, uno de los elementos que más consumen energía en una lavadora. Pensemos que la máquina tiene que aumentar las revoluciones para conseguir liberar la ropa del exceso de agua y esto requiere un tiempo específico.

Pero… ¿todas las prendas requieren el mismo ciclo de centrifugado? La respuesta es no. En ropa de lino, por ejemplo, un centrifugado a 400 revoluciones por minuto es suficiente. Lo mismo para camisas ligeras o ropa pequeña, con el que serán suficientes 700 revoluciones por minuto para extraer el agua de la ropa.

Así pues, ropa de mayor peso, como por ejemplo, toallas o edredones, necesitarán un mayor centrifugado. Si tienes tiempo, separa la ropa, además de por colores, por tipo de centrifugado (siempre que encajen tejidos, claro), te aseguramos que ahorrarás energía.

✅ Tal vez te interese:

Pago de atrasos en nómina, cómo actuar.

¿Cómo renovar un móvil con Vodafone?

Descubre qué son los móviles de 5 pulgadas.

Home Noticias

Ahorro del hogar

420 visitas

5 consejos para ahorrar energía con tu lavadora

lavadora-sala-planta-verde-cesta

¿No eliges el programa correcto? ¿No sabes qué tipo de ciclo funciona mejor? ¿Crees que tu factura está hinchada por culpa de la lavadora? Sigue estos 5 consejos para ahorrar energía y… ¡problema solucionado!

La lavadora, junto con el frigorífico, es uno de los electrodomésticos más necesarios en una vivienda. Su uso es prácticamente diario. Por este motivo, conocer ciertos consejos para ahorrar unos eurillos en la factura de la luz nunca vienen mal, ¿verdad? ¡Presta atención!

La clasificación 'A+', 'A++' y 'A++' fue eliminada en marzo de 2021 y sustituida por las categorías desde la 'A' a la 'G'.


1. Escoge una lavadora eficiente

clasificacion-energetica

Sí, puede parecer una obviedad, pero los electrodomésticos eficientes ayudan en gran medida a ahorrar energía y ser más respetuosos con el medioambiente.

Por este motivo, a la hora de adquirir un electrodoméstico, de la categoría que sea, es importante comprobar la clasificación energética. ¡No te guíes solo por el precio! Recordemos que lo barato sale caro.

Para plantear esta clasificación, la Unión Europea ha diseñado una escala comprendida entre las letras A y la G. La letra A corresponde a los electrodomésticos más eficientes, mientras que la letra G, los menos eficientes.

Puede que estés pensando… ¿qué ha pasado con la clasificación A+, A++ y A++? Fueron eliminadas el pasado 1 de marzo de 2021 y sustituidas por las categorías desde la A a la G (siendo la G la peor puntuación posible).

Si nos centramos en las lavadoras, también es necesario estudiar el consumo energético anual, reflejado en kWh y los litros de agua que utiliza para llevar a cabo un lavado. Junto a estos datos, también prestaremos especial atención a la capacidad y el ruido emitido (en decibelios). Todos estos datos vienen reflejados en una etiqueta incluida en el propio electrodoméstico.

Los electrodomésticos 'nivel A' asumen un consumo energético inferior al 55% de la media. los de 'categoría G', suponen un incremento de más del 125%.

Como decíamos, elegir un electrodoméstico con eficiencia energética te supondrá una inversión mayor en primera instancia. Sin embargo, el ahorro a largo plazo es lo que debe convencerte. Según estima la UE, podrás ahorrar hasta 465 € al año.

Además, con el objetivo de instar a la población a renovar sus electrodomésticos viejos y convertir su hogar en un espacio mucho más eficiente, las instituciones públicas plantean sistemas de ayuda. Infórmate al respecto sobre los Planes Renove de tu comunidad autónoma, podrías ahorrarte un dinero.



2. Llena el tambor al máximo

Aunque no te lo creas, una lavadora vacía consume lo mismo que una lavadora llena hasta los topes. Entendiendo vacía por cuatro calzoncillos y dos pares de calcetines.

Ya solo por mover el tambor y calentar el agua, la lavadora consume energía. Por tanto, mejor plantea un lavado ajustado al peso establecido para cada programa. De esta forma, además de ahorrar, tendrás más ropa limpia en menor tiempo.

Cada fabricante de lavadoras indica la capacidad máxima del tambor de sus lavadoras. Ah, y un consejo extra, tan malo es poner una lavadora sin apenas ropa como sobrecargarla, ya que puede que el lavado no se desarrolle correctamente y los amortiguadores sufran más de lo debido.

Para evitar sobrecargar la lavadora, deja medio palmo de espacio entre la ropa y el techo del tambor.


3. Usa programas cortos

Sabemos que cada prenda necesita unos cuidados específicos y que, por tanto, elegiremos el programa en base a las características y tejidos. Es por ello que a la hora de elegir una lavadora es importante comprobar que tiene una amplia variedad de programas donde elegir, incluyendo los ciclos ECO.

Sin embargo, existen cierto tipo de prendas que por su composición y uso diario, como por ejemplo, la ropa del gimnasio o la de uso informal, que se pueden lavar sin problemas en un ciclo rápido de 15, 30 o 45 minutos. Además, recordemos que los programas largos son útiles, sobre todo, para manchas difíciles. Prueba con un programa rápido, verás que sale realmente limpia, ahorrarás energía y tiempo.

✅ También puede interesarte:

Cómo funciona la calificación energética.

Casas Passivhaus: las más eficientes del mundo.

6 consejos para ahorrar agua y energía con el lavavajillas.


4. Olvídate del agua caliente

La mayoría de usuarios fijan la temperatura en base a la etiqueta de la prenda, junto con el programa propuesto. Pero… ¿sabías que las etiquetas de la ropa marcan la temperatura máxima a la que puede lavarse? Por tanto, elige la temperatura en base al tipo de tejido y mancha. ¡Así aciertas seguro!

Por ejemplo, si la mancha es de vino tinto o grasa, la temperatura tendrá que ser un poco superior. Si bien, si el tipo de mancha o roce es mínimo, puedes lavarlo perfectamente a 30 grados e, incluso, con agua fría.

Ah, y si lo que quieres es ser eficiente al máximo exponencial, sobre todo en prendas con manchas difíciles, lo mejor es que plantees un prelavado para la ropa. Así ablandarás la mancha y podrás lavarla en un ciclo de agua fría evitando el consumo extra de energía. ¡Ahorro seguro!



5. Utiliza el centrifugado solo cuando la prenda lo necesite

centrifugado-lavadora


El centrifugado es, con diferencia, uno de los elementos que más consumen energía en una lavadora. Pensemos que la máquina tiene que aumentar las revoluciones para conseguir liberar la ropa del exceso de agua y esto requiere un tiempo específico.

Pero… ¿todas las prendas requieren el mismo ciclo de centrifugado? La respuesta es no. En ropa de lino, por ejemplo, un centrifugado a 400 revoluciones por minuto es suficiente. Lo mismo para camisas ligeras o ropa pequeña, con el que serán suficientes 700 revoluciones por minuto para extraer el agua de la ropa.

Así pues, ropa de mayor peso, como por ejemplo, toallas o edredones, necesitarán un mayor centrifugado. Si tienes tiempo, separa la ropa, además de por colores, por tipo de centrifugado (siempre que encajen tejidos, claro), te aseguramos que ahorrarás energía.

✅ Tal vez te interese:

Pago de atrasos en nómina, cómo actuar.

¿Cómo renovar un móvil con Vodafone?

Descubre qué son los móviles de 5 pulgadas.