¿Qué es la cobertura de derrumbe en un seguro de hogar? | Tarify


¡Gira el móvil!
tarify.es se ve mejor en Portrait

Cobertura de derrumbe en el seguro de hogar, ¿qué es y qué cubre?

Demolición de un edificio con grúa

Puede parecer algo catastrófico y poco probable, pero los derrumbes no son tan inusuales como puede parecer. ¿Qué cubre la garantía de derrumbe en un seguro de hogar?

La cobertura de derrumbe asociada a un seguro de hogar es aquella que protege de un posible colapso de estructuras en la vivienda. Veamos más detenidamente en qué consiste.

Garantía de derrumbe en el seguro de hogar

Imagina, por ejemplo, que vives en una casa unifamiliar y se cae un muro de la finca. O en un edificio que debe ser demolido por fallos estructurales irreparables. En ambos casos, convendría que el seguro de hogar o el seguro de la comunidad de vecinos tuvieran esta cobertura, ¿verdad?

Con esta garantía, el seguro podría hacerse cargo de hasta el 100% del capital asegurado de contenido y continente. También asumiría los daños colaterales en forma de cuantía indemnizatoria. Y, no menos importante: aportaría lo necesario para que los afectados tengan un espacio donde vivir mientras duren las obras.

De aquí, la importancia de contar siempre con un capital asegurado mínimo que equivalga al auténtico valor de lo asegurado. En caso contrario, podríamos decir que tenemos contratado un infraseguro, que no nos compensará adecuadamente si lo necesitamos.

Los expertos recomiendan una cuantía mínima de continente asegurado de:

  • 110.000 € para pisos de 90 metros cuadrados.
  • 2,5 millones de euros para comunidades de vecinos.
  • 600.000 € de responsabilidad civil en comunidades.

Por supuesto, para que se active la garantía de derrumbe, un requisito imprescindible es que sea accidental. Si es programado, la necesidad de derribo siempre será dictaminada por un organismo competente.

Evidentemente, la cobertura solo tendrá efecto cuando esté recogida en la póliza y la casuística se ajuste al condicionado. 


Hemos conocido casos de edificios afectados que no estaban cubiertos por esta garantía, o cuya causa derrumbe, ya sea súbito o programado, no estaba prevista en la póliza.


Más adelante veremos qué tipos de derrumbes no están cubiertos por el seguro.

También es muy importante entender que no todos los seguros incluyen la cobertura de derrumbe. Depende del grado de protección que tengas contratado.

Qué cubre la garantía de derrumbe

Si tu seguro de hogar o el seguro de la comunidad de vecinos cubren el derrumbe o la ruina total de la vivienda, es posible que también se hagan cargo de lo siguiente (recuerda que siempre debes consultar las condiciones de tu póliza):

  • Gastos de demolición y desescombro. 
  • Reparación de daños. 
  • Traslado de mobiliario y enseres. 
  • Alquiler de una vivienda cercana de similares características o alojamiento en un hotel. 
  • Reintegro de la renta perdida por no poder alquilar la vivienda. 
  • Gastos relacionados con la restitución de documentos que tengas que volver a solicitar.

Derrumbes que no cubre el seguro

Cada aseguradora establece sus propias condiciones, pero en general, la garantía de derrumbe tiene las siguientes excepciones:

  • Los derrumbes causados por obras en el propio edificio o por falta de mantenimiento (por ejemplo, edificaciones que no hayan pasado la Inspección Técnica correspondiente -ITE-).
  • Los provocados fallos estructurales originales de la edificación (en ese caso habría que recurrir a la garantía decenal, que establece la responsabilidad civil de la constructora del edificio durante los 10 años posteriores).
  • Los daños anteriores al derrumbe.
  • Fenómenos atmosféricos no cubiertos por el seguro (generalmente, se requiere una mínima intensidad. Si la intensidad es superior a un determinado umbral, habría que recurrir al Consorcio de Compensación de Seguros).

¿Y si soy víctima de daños provocados por terceros?

También puede ocurrir que seamos víctimas de los daños de un tercero por derrumbe. En tal caso, lo recomendable es recabar la documentación (fotografías) y ponerlo en conocimiento de tu propia aseguradora lo antes posible.

Por ejemplo, imagina que tu coche está aparcado en la calle y resulta dañado por los cascotes de un edificio que ha sufrido un derrumbe accidental. Si tienes el seguro de coche a todo riesgo, cubrirá la reparación. Si lo tienes a terceros, tu aseguradora puede peritarlo, pero te tocará pagar la reparación hasta que el seguro pueda contactar con el responsable y tramitar el siniestro.

Si es tu vivienda la afectada por el derrumbe de otra, tu seguro de hogar podría hacerse cargo de las reparaciones, siempre que esta garantía esté incluida en las condiciones de tu póliza.

Tecnología
Finanzas
Energía
Ahorro Del Hogar
Internet
Móvil
Televisión
Seguros
Ocio
Home Noticias

Seguros

Cobertura de derrumbe en el seguro de hogar, ¿qué es y qué cubre?

Demolición de un edificio con grúa

Puede parecer algo catastrófico y poco probable, pero los derrumbes no son tan inusuales como puede parecer. ¿Qué cubre la garantía de derrumbe en un seguro de hogar?

La cobertura de derrumbe asociada a un seguro de hogar es aquella que protege de un posible colapso de estructuras en la vivienda. Veamos más detenidamente en qué consiste.

Garantía de derrumbe en el seguro de hogar

Imagina, por ejemplo, que vives en una casa unifamiliar y se cae un muro de la finca. O en un edificio que debe ser demolido por fallos estructurales irreparables. En ambos casos, convendría que el seguro de hogar o el seguro de la comunidad de vecinos tuvieran esta cobertura, ¿verdad?

Con esta garantía, el seguro podría hacerse cargo de hasta el 100% del capital asegurado de contenido y continente. También asumiría los daños colaterales en forma de cuantía indemnizatoria. Y, no menos importante: aportaría lo necesario para que los afectados tengan un espacio donde vivir mientras duren las obras.

De aquí, la importancia de contar siempre con un capital asegurado mínimo que equivalga al auténtico valor de lo asegurado. En caso contrario, podríamos decir que tenemos contratado un infraseguro, que no nos compensará adecuadamente si lo necesitamos.

Los expertos recomiendan una cuantía mínima de continente asegurado de:

  • 110.000 € para pisos de 90 metros cuadrados.
  • 2,5 millones de euros para comunidades de vecinos.
  • 600.000 € de responsabilidad civil en comunidades.

Por supuesto, para que se active la garantía de derrumbe, un requisito imprescindible es que sea accidental. Si es programado, la necesidad de derribo siempre será dictaminada por un organismo competente.

Evidentemente, la cobertura solo tendrá efecto cuando esté recogida en la póliza y la casuística se ajuste al condicionado. 


Hemos conocido casos de edificios afectados que no estaban cubiertos por esta garantía, o cuya causa derrumbe, ya sea súbito o programado, no estaba prevista en la póliza.


Más adelante veremos qué tipos de derrumbes no están cubiertos por el seguro.

También es muy importante entender que no todos los seguros incluyen la cobertura de derrumbe. Depende del grado de protección que tengas contratado.

Qué cubre la garantía de derrumbe

Si tu seguro de hogar o el seguro de la comunidad de vecinos cubren el derrumbe o la ruina total de la vivienda, es posible que también se hagan cargo de lo siguiente (recuerda que siempre debes consultar las condiciones de tu póliza):

  • Gastos de demolición y desescombro. 
  • Reparación de daños. 
  • Traslado de mobiliario y enseres. 
  • Alquiler de una vivienda cercana de similares características o alojamiento en un hotel. 
  • Reintegro de la renta perdida por no poder alquilar la vivienda. 
  • Gastos relacionados con la restitución de documentos que tengas que volver a solicitar.

Derrumbes que no cubre el seguro

Cada aseguradora establece sus propias condiciones, pero en general, la garantía de derrumbe tiene las siguientes excepciones:

  • Los derrumbes causados por obras en el propio edificio o por falta de mantenimiento (por ejemplo, edificaciones que no hayan pasado la Inspección Técnica correspondiente -ITE-).
  • Los provocados fallos estructurales originales de la edificación (en ese caso habría que recurrir a la garantía decenal, que establece la responsabilidad civil de la constructora del edificio durante los 10 años posteriores).
  • Los daños anteriores al derrumbe.
  • Fenómenos atmosféricos no cubiertos por el seguro (generalmente, se requiere una mínima intensidad. Si la intensidad es superior a un determinado umbral, habría que recurrir al Consorcio de Compensación de Seguros).

¿Y si soy víctima de daños provocados por terceros?

También puede ocurrir que seamos víctimas de los daños de un tercero por derrumbe. En tal caso, lo recomendable es recabar la documentación (fotografías) y ponerlo en conocimiento de tu propia aseguradora lo antes posible.

Por ejemplo, imagina que tu coche está aparcado en la calle y resulta dañado por los cascotes de un edificio que ha sufrido un derrumbe accidental. Si tienes el seguro de coche a todo riesgo, cubrirá la reparación. Si lo tienes a terceros, tu aseguradora puede peritarlo, pero te tocará pagar la reparación hasta que el seguro pueda contactar con el responsable y tramitar el siniestro.

Si es tu vivienda la afectada por el derrumbe de otra, tu seguro de hogar podría hacerse cargo de las reparaciones, siempre que esta garantía esté incluida en las condiciones de tu póliza.