¡Gira el móvil!
tarify.es se ve mejor en Portrait

10 tips para ahorrar energía en casa

Consejos ahorro energía hogar

Ahorrar no es cambiar de la noche a la mañana, sino adecuar nuestros hábitos de consumo en un tiempo prolongado para conseguir el ahorro.

Seguro que muchos de nosotros realizamos un consumo indebido de la energía que tenemos contratada y en ocasiones sin darnos cuenta. Ahorrar no es cambiar de la noche a la mañana, sino adecuar nuestros hábitos de consumo en un tiempo prolongado para conseguir el ahorro.

logo ganaenergia
 
Precio Luz por tramos horarios
100% Luz verde
Tarifa de Gas natural 3.1
 
Sin permanencia
 
69
,89*
€/mes
 
Ver detalles
logo lucera
 
Precio Luz por tramos horarios
100% Luz verde
Tarifa de Gas natural 3.1
 
Sin permanencia
 
71
,32*
€/mes
 
Ver detalles
logo edp
 
Pecio Luz por tramos horarios
Tarifa fija de Luz
Tarifa de Gas natural 3.1
 
Descuento del 7% en tu consumo de Luz y 20% en el término fijo de Gas
Sin permanencia
 
79
,22*
€/mes
 
Ver detalles


Al principio no te será nada fácil porque estás acostumbrado a realizar aquellos que verdaderamente te hacen perder dinero. Se constante y verás cómo te terminaras acostumbrando. En este artículo te vamos a dar varios consejos para que ahorres energía en tu casa y así cuando te llegue la factura a final de mes no te lleves ningún susto.

No desaproveches la luz natural

Una de las formas más sencilla de ahorrar energía es teniendo presente los recursos energéticos. En España, por suerte, contamos con un clima que al año nos da un gran número de horas de luz solar. Por ello, es bueno que si todavía hay luz natural y vives en un piso con grandes ventanales, no des la luz artificial mientras haga sol para así ahorrar energía.

✅ Si además te interesan las últimas ofertas del sector, mira nuestro comparador de energía.

Controla la temperatura de tu casa

Para ahorrar energía con este consejo, debes seguir tres pautas:

  1. Por encima de los 20 grados, cada grado adicional hace que tu factura eléctrica se encarezcaaproximadamente un 7%. Por ello, es conveniente que reduzcas la temperatura de tus radiadores en 1 o 2 grados. Esta pequeña reducción te permitirá tener ahorros significativos en la factura a final de mes.
  2. Otra pauta importante que te llevará a controlar la temperatura de tu hogar es utilizar un termostato programable con el que puedas gestionar los grados que hay en cada habitación según la hora del día. Con esta información, podrás calentar solo ciertas habitaciones en determinadas horas del día o apagar automáticamente la calefacción todos los días entre las 10 de la mañana y las 5 de la tarde si no hay nadie en la en casa durante esas horas. Hay ciertos termostatos que permiten controlarlos desde el teléfono móvil.
  3. Puedes ahorrar hasta un 25% apagando o bajando la calefacción una hora antes de acostarte. Bajándola 3 o 4 grados cuando estés fuera de casa durante más de 2 horas también ahorra energía. Si no vas a estar en casa durante un largo período de tiempo, es decir, más de un día, te aconsejamos que cambies el calentador al modo de protección contra las heladas en caso de que cuentes con la opción.

Utiliza luces LED

Como todo el mundo sabe, las luces LED gastan mucho menos que las normales. Por ello, es conveniente ponerlas en la casa. Aun así, aunque consuman poco, es conveniente también apagarlas cuando ya no estés en esa habitación del hogar. De esta forma no te llevarás sustos en la factura de luz aunque tengas luces LED puestas en tu casa.

Adecúa tu consumo a las horas valle

Aprovecha al máximo tu tarifa de Discriminación horaria. Si todavía no tienes una, es muy probable, si quieres ahorrar energía en tu hogar, que te interese contratar una. Una forma de conseguir un mayor ahorro de energía en casa es aprovechando las horas Valle para cocinar o hacer las tareas:

  • Lavadora: Ponlas por la noche o por la mañana y aprovecha el periodo Valle.
  • Plancha: Deja las prendas que necesitan menos planchado para el final y plánchalas con el calor residual tras desconectar el aparato.
  • Horno: Consume mucho, por lo que si vas a cocinar algo en el horno, aprovecha y cocina más de un plato.
  • Lavavajillas: Ponlo por las noches mientras duermes, aprovecharás la energía más barata. 

Garantiza el correcto funcionamiento de los radiadores

Para que tus radiadores funcionen correctamente tienes que:

  1. Limpiar el polvo que tengan. Hacerlo habitualmente puede ahorrarte hasta un 10% de la energía consumida.
  2. No coloques objetos demasiado cerca de los radiadores, para no interferir en la radiación. Si además ponemos paneles reflectantes detrás de los radiadores en paredes no aisladas, mejoraremos su rendimiento entre un 5 y un 10%.
  3. Si tienes radiadores hidráulicos, vacíalos regularmente. El aislamiento de las tuberías en el circuito hidráulico de calefacción te permitirá reducir el consumo de agua caliente en un 10% aproximadamente.
  4. Si tu sistema de calefacción hidráulica es antiguo, corres el riesgo de que las tuberías se oxiden. Esto provoca que el rendimiento energético de la calefacción baje un 40%.

Desconecta los electrodomésticos que no uses

Todos los aparatos del hogar, cuentan actualmente con un modo denominado ‘stand by’, por el cual estos aparatos consumen sin que nos demos cuenta. Este modo está activo cuando apagamos los aparatos pero no los desenchufamos. Por ello, es conveniente desconectarlos del todo para así ahorrar.

Una forma para desconectar estos aparatos y que además resulte fácil y sencilla de hacer, es utilizar las regletas. Así podrás desconectar varios aparatos de usa sola vez. Otra opción son los enchufes inteligentes que conectan y desconectan completamente los aparatos sin desenchufarlos e incluso son programables.

Utiliza bien tus electrodomésticos

Es importante hacer un mantenimiento continuo de los electrodomésticos para que funcionen correctamente. Un ejemplo de esto puede ser limpiar al menos una vez al año el serpentín de la nevera, mantener limpios los filtros del aire acondicionado cada cierto tiempo, retirar el exceso de polvo de las aspas de los ventiladores... Realizando estos cuidados, no solo conseguirás un ahorro de energía en tu hogar, sino que también alargarás la vida útil de estos aparatos.

Disminuye el consumo de agua

Para disminuir el consumo de agua es conveniente:

  1. Si tiene un calentador de agua eléctrico, caliéntelo durante las horas de menor consumo para que cueste menos, siempre y cuando cuente con una tarifa de discriminación horaria.
  2. Resulta útil aislar las tuberías de agua caliente e intentar que la temperatura del calentador de agua no supere nunca los 70 grados. Además, descalcifica el calentador de agua cada 2 a 3 años.
  3. Equipar la cocina y la ducha con grifos que incluyan termostatos para así ahorrar un 30% de energía más que usando dos grifos que mezclen el agua fría con la caliente.

No tengas abiertos ni el congelador ni la nevera

Abrir la nevera o el congelador durante un buen rato es una mala práctica si hablamos de ahorro energético, ya que el frío que genera tu nevera se pierde rápidamente cuando haces este mal hábito.

Aprovecha el calor residual del horno y la vitrocerámica

Tanto el horno como la vitrocerámica no pierden el calor de forma inmediata cuando los apagas. Por ello, puedes aprovechar ese calor residual para terminar de hacer lo que estás cocinando.

Tecnología
Finanzas
Energía
Ahorro Del Hogar
Internet
Móvil
Seguros
Ocio
Home Noticias

Ahorro del hogar

10 tips para ahorrar energía en casa

Consejos ahorro energía hogar

Ahorrar no es cambiar de la noche a la mañana, sino adecuar nuestros hábitos de consumo en un tiempo prolongado para conseguir el ahorro.

Seguro que muchos de nosotros realizamos un consumo indebido de la energía que tenemos contratada y en ocasiones sin darnos cuenta. Ahorrar no es cambiar de la noche a la mañana, sino adecuar nuestros hábitos de consumo en un tiempo prolongado para conseguir el ahorro.


Al principio no te será nada fácil porque estás acostumbrado a realizar aquellos que verdaderamente te hacen perder dinero. Se constante y verás cómo te terminaras acostumbrando. En este artículo te vamos a dar varios consejos para que ahorres energía en tu casa y así cuando te llegue la factura a final de mes no te lleves ningún susto.

No desaproveches la luz natural

Una de las formas más sencilla de ahorrar energía es teniendo presente los recursos energéticos. En España, por suerte, contamos con un clima que al año nos da un gran número de horas de luz solar. Por ello, es bueno que si todavía hay luz natural y vives en un piso con grandes ventanales, no des la luz artificial mientras haga sol para así ahorrar energía.

✅ Si además te interesan las últimas ofertas del sector, mira nuestro comparador de energía.

Controla la temperatura de tu casa

Para ahorrar energía con este consejo, debes seguir tres pautas:

  1. Por encima de los 20 grados, cada grado adicional hace que tu factura eléctrica se encarezcaaproximadamente un 7%. Por ello, es conveniente que reduzcas la temperatura de tus radiadores en 1 o 2 grados. Esta pequeña reducción te permitirá tener ahorros significativos en la factura a final de mes.
  2. Otra pauta importante que te llevará a controlar la temperatura de tu hogar es utilizar un termostato programable con el que puedas gestionar los grados que hay en cada habitación según la hora del día. Con esta información, podrás calentar solo ciertas habitaciones en determinadas horas del día o apagar automáticamente la calefacción todos los días entre las 10 de la mañana y las 5 de la tarde si no hay nadie en la en casa durante esas horas. Hay ciertos termostatos que permiten controlarlos desde el teléfono móvil.
  3. Puedes ahorrar hasta un 25% apagando o bajando la calefacción una hora antes de acostarte. Bajándola 3 o 4 grados cuando estés fuera de casa durante más de 2 horas también ahorra energía. Si no vas a estar en casa durante un largo período de tiempo, es decir, más de un día, te aconsejamos que cambies el calentador al modo de protección contra las heladas en caso de que cuentes con la opción.

Utiliza luces LED

Como todo el mundo sabe, las luces LED gastan mucho menos que las normales. Por ello, es conveniente ponerlas en la casa. Aun así, aunque consuman poco, es conveniente también apagarlas cuando ya no estés en esa habitación del hogar. De esta forma no te llevarás sustos en la factura de luz aunque tengas luces LED puestas en tu casa.

Adecúa tu consumo a las horas valle

Aprovecha al máximo tu tarifa de Discriminación horaria. Si todavía no tienes una, es muy probable, si quieres ahorrar energía en tu hogar, que te interese contratar una. Una forma de conseguir un mayor ahorro de energía en casa es aprovechando las horas Valle para cocinar o hacer las tareas:

  • Lavadora: Ponlas por la noche o por la mañana y aprovecha el periodo Valle.
  • Plancha: Deja las prendas que necesitan menos planchado para el final y plánchalas con el calor residual tras desconectar el aparato.
  • Horno: Consume mucho, por lo que si vas a cocinar algo en el horno, aprovecha y cocina más de un plato.
  • Lavavajillas: Ponlo por las noches mientras duermes, aprovecharás la energía más barata. 

Garantiza el correcto funcionamiento de los radiadores

Para que tus radiadores funcionen correctamente tienes que:

  1. Limpiar el polvo que tengan. Hacerlo habitualmente puede ahorrarte hasta un 10% de la energía consumida.
  2. No coloques objetos demasiado cerca de los radiadores, para no interferir en la radiación. Si además ponemos paneles reflectantes detrás de los radiadores en paredes no aisladas, mejoraremos su rendimiento entre un 5 y un 10%.
  3. Si tienes radiadores hidráulicos, vacíalos regularmente. El aislamiento de las tuberías en el circuito hidráulico de calefacción te permitirá reducir el consumo de agua caliente en un 10% aproximadamente.
  4. Si tu sistema de calefacción hidráulica es antiguo, corres el riesgo de que las tuberías se oxiden. Esto provoca que el rendimiento energético de la calefacción baje un 40%.

Desconecta los electrodomésticos que no uses

Todos los aparatos del hogar, cuentan actualmente con un modo denominado ‘stand by’, por el cual estos aparatos consumen sin que nos demos cuenta. Este modo está activo cuando apagamos los aparatos pero no los desenchufamos. Por ello, es conveniente desconectarlos del todo para así ahorrar.

Una forma para desconectar estos aparatos y que además resulte fácil y sencilla de hacer, es utilizar las regletas. Así podrás desconectar varios aparatos de usa sola vez. Otra opción son los enchufes inteligentes que conectan y desconectan completamente los aparatos sin desenchufarlos e incluso son programables.

Utiliza bien tus electrodomésticos

Es importante hacer un mantenimiento continuo de los electrodomésticos para que funcionen correctamente. Un ejemplo de esto puede ser limpiar al menos una vez al año el serpentín de la nevera, mantener limpios los filtros del aire acondicionado cada cierto tiempo, retirar el exceso de polvo de las aspas de los ventiladores... Realizando estos cuidados, no solo conseguirás un ahorro de energía en tu hogar, sino que también alargarás la vida útil de estos aparatos.

Disminuye el consumo de agua

Para disminuir el consumo de agua es conveniente:

  1. Si tiene un calentador de agua eléctrico, caliéntelo durante las horas de menor consumo para que cueste menos, siempre y cuando cuente con una tarifa de discriminación horaria.
  2. Resulta útil aislar las tuberías de agua caliente e intentar que la temperatura del calentador de agua no supere nunca los 70 grados. Además, descalcifica el calentador de agua cada 2 a 3 años.
  3. Equipar la cocina y la ducha con grifos que incluyan termostatos para así ahorrar un 30% de energía más que usando dos grifos que mezclen el agua fría con la caliente.

No tengas abiertos ni el congelador ni la nevera

Abrir la nevera o el congelador durante un buen rato es una mala práctica si hablamos de ahorro energético, ya que el frío que genera tu nevera se pierde rápidamente cuando haces este mal hábito.

Aprovecha el calor residual del horno y la vitrocerámica

Tanto el horno como la vitrocerámica no pierden el calor de forma inmediata cuando los apagas. Por ello, puedes aprovechar ese calor residual para terminar de hacer lo que estás cocinando.