¿Cómo pido un aumento de sueldo a mi jefe?
Ahorro del hogar

Cómo pedir un aumento de sueldo

Síguenos en:

¿No estás satisfecho con tu salario? Pedir un aumento de sueldo es delicado, pero si crees que tienes posibilidades y ha llegado tu momento, apúntate estos trucos. ✅ Saber cómo y cuándo es la clave del éxito.

Estás en todo tu derecho de pedirlo. Para luchar por una mejora de tus condiciones laborales las claves son decisión y ambición.

Ahora bien, como toda negociación, requiere de una estrategia basada en una buena argumentación y en saber aprovechar el momento propicio.

Antes de pedir un aumento de sueldo 

En seguida pasamos a los consejos. Pero antes de solicitar un aumento de sueldo,  ten en cuenta lo siguiente:

  • Asegúrate de que la empresa no está atravesando ninguna crisis. También confirma que no haya despidos por razones económicas, al menos en tu área. Por mucho que te lo merezcas, si la compañía para la que trabajas está atravesando un bache, no te servirá de nada pedir una mejora. Incluso podría ser contraproducente.

  • Analiza la política retributiva de tu empresa. Esto quiere decir que revises tanto el convenio colectivo como tu contrato en busca de condiciones retributivas preestablecidas. Nos referimos a bonus de productividad o incrementos con arreglo al IPC, etc. Debes de estar al tanto y en ningún caso solicitar algo que ya tienes preasignado.

  • Las solicitudes de aumento salarial deberían hacerse antes de que se cierren los presupuestos anuales. Aunque no tiene por qué ser igual en todas las empresas, por lo general, los presupuestos generales deberían estar cerrados antes de finales de noviembre y disponibles para su revisión en diciembre.

Ten paciencia, controla las formas y sé capaz de reunir y transmitir los argumentos suficientes para convencer a tu jef@ de que mereces un salario superior.



Consejos para pedir un aumento de sueldo


1. Valora cuál es tu rentabilidad para la empresa

Trata de ser objetiv@. ¿Cómo de rentable eres para tu empresa? Valora hasta qué punto tu trabajo es relevante dentro de tu entorno laboral. Hay una parte objetivable en tanto a tu desempeño y otra que no lo es tanto. 

Haz números, mide tu productividad, destaca tus logros, tu antigüedad en la empresa, lo que aportas al equipo. Todo ello sin entrar en comparaciones individuales con algún compañer@. Intentar salirte con la tuya desprestigiando a otros te pondría en evidencia.

Debes evaluar realmente tu situación en la empresa, qué responsabilidades tienes, cómo trabajas, cuál es tu experiencia, tu nivel de educación, tu entrega,  tus horarios... Todo aquello que te convierta en un activo valioso para la organización.

Documéntalo todo y tenlo preparado para hacer una presentación con datos irrefutables.


2. ¿Qué hacen tus compañer@s?

Quizás no es buena idea preguntar a tus compañeros por su sueldo, pero sí puedes hablar con naturalidad sobre la evolución de los salarios en la compañía o en tu departamento

Se trata de conocer su opinión o su experiencia con este tipo de peticiones a la empresa. Podría resultar que tus compañeros piden aumentos con frecuencia. En tal caso, se los concedan o no, seguro que te aliviará saber que no estás sentando un peligroso precedente y que la dirección está acostumbrada a escuchar solicitudes.


3. Conoce tu valor en el mercado laboral

Necesitas hacer una investigación de mercado para conocer la horquilla salarial de tu puesto. Esto es fundamental para saber qué incremento pedir y si es factible. 

Revisa las ofertas de trabajo en relación a tu cargo. Los datos referentes a salarios muchas veces se omiten, pero  portales como Glassdoor ofrecen información sobre los sueldos en miles de empresas. 

Recabar estos datos puede ser crucial para saber si tu puesto está remunerado por encima o debajo de la media. También te servirá de argumento en la negociación con tus superiores.


4. Consigue ofertas de la competencia

No hay mejor argumento que poner encima de la mesa una oferta de la competencia. Si tu empresa te considera un activo valioso tendrá que mejorar, o al menos, igualar las condiciones con una contraoferta.

Si la oferta es de una empresa competidora, será un aliciente extra para que intenten que no te vayas por todos los medios. Aquí se trata de enseñar tus cartas y escuchar. No presionar, pero demostrar que estás dispuest@ a irte.


5. Ten claro cuál es tu objetivo

Ya has recopilado información respecto a tu entorno, tus logros y el mercado laboral. Ahora es el momento de que pongas una cifra o un porcentaje de aumento realista. Ten claro este horizonte y procura saber hasta dónde estás dispues@ a regatear, en caso necesario.


logo ganaenergia
 
Luz 2.0TD Online TG
Sin horarios: mismo precio las 24 horas
Luz a precio fijo
Te asesoramos al elegir tu tarifa
 
Sin permanencia
Sin servicios o costes adicionales
Sin subidas de precio al renovar
 
47
,93*
€/mes
 
Ver detalles
Logo Naturgy
 
Tarifa Luz Noche
Energía a precio fijo
Tarifas con tramos horarios
Además, tu Luz es ECO
 
Sin permanencia 
 
51
,03*
€/mes
 
Ir a la oferta


6. Solicita una reunión por escrito

El aumento de sueldo debe negociarse en una reunión formal. No intentes utilizar situaciones informales para este tipo de propósitos. Es un tema serio que debes prepararte a conciencia en una presentación cordial, pero ambiciosa.

Evita ser arrogante y deja claro que tu intención es seguir dando lo mejor de ti en la empresa.

Todos los datos que puedas recopilar en tu favor serán un argumento de peso a la hora de solicitar la mejora de condiciones.


7. No olvides el salario emocional

Se denomina "salario emocional" a  los aspectos retributivos que no son de tipo económico. Por ejemplo: flexibilidad horaria, teletrabajo, oportunidades de desarrollo y mejora, etc. No te olvides de ello a la hora de mejorar tus condiciones, pues forman una parte fundamental de tu bienestar personal.