¡Gira el móvil!
tarify.es se ve mejor en Portrait

¿Qué es el autoconsumo fotovoltaico?

energía renovables para el autoconsumo en el hogar

El autoconsumo fotovoltaico es una manera de generar tu propia energía eléctrica a través de la instalación de paneles fotovoltaicos. Produce la energía en el mismo lugar en el que se va a consumir. Es una manera de ahorrar hasta un 50% sobre la factura de la luz, además de promover una energía limpia, inagotable y respetuosa con el medio ambiente

Este sistema produce electricidad para consumo mediante paneles solares. Una energía cada vez más común porque se trata de una energía verde, sin necesidad de explotar recursos naturales no renovables. 


alterna logo
 
Precio por tramos horarios
Energía a precio de coste
 
Cuota Alterna gratis hasta el 30 abril de 2022
Sin permanencia
 
54
,55*
€/mes
 
Ver detalles


Además, cabe destacar que España se caracteriza por ser un país con un clima muy peculiar, tenemos unos 300 días de sol de los 365 días del año, lo que significa que tenemos un fuerte sol con capacidad para tener una producción de energía casi ininterrumpida durante todo un año.

Una instalación fotovoltaica de autoconsumo, en lugar de generar calor, genera electricidad por medio de las placas solares fotovoltaicas que permiten alimentar los aparatos eléctricos de la casa y de esta manera, permite ahorrar en la factura de la luz, según lo que tu vivienda necesite en cada momento.

La energía solar gracias a los paneles solares se transforma en energía eléctrica. La corriente continua es transformada en corriente alterna y es esta última la que se utiliza para la autosuficiencia de la vivienda.

Para poder beneficiarse de este autoconsumo fotovoltaico es fundamental poder instalar placas solares sobre un tejado o un terreno donde ubicarlas. En una vivienda, lo normal es instalarlas en el tejado.

placas solares en el tejado de una casa para el autoconsumo de electricidad


Tipos de autoconsumo fotovoltaico

  1. Autoconsumo residencial: puede ser conectado a la red eléctrica de la vivienda o aislado que implica la desconexión total de la red de distribución, es decir, sin baterías ni almacenamiento de energía, la casa no tendría electricidad. Hay que tener en cuenta que, en épocas de poca luz la energía almacenada puede no ser suficiente para dar electricidad a la casa, por lo que los expertos recomiendan tenerla conectada a la red eléctrica.
  2. Autoconsumo individual o compartido: para uso personal en viviendas unifamiliares, o bien en las comunidades de vecinos donde se instala un sistema para áreas comunes como pasillos de edificios, garajes o piscinas.
  3. Autoconsumo industrial o para empresas: las horas en las que se consume energía en las empresas suele ser durante todo el día por lo que el tamaño suele ser mucho mayor.


Componentes de una instalación de autoconsumo

Equiparte con una instalación de autoconsumo fotovoltaico es muy sencillo. En una instalación de autoconsumo hay que tener en cuenta tres componentes claves:

  1. Paneles fotovoltaicos: convierten la energía solar en electricidad
  2. Inversores solares: transforman la corriente continua de los paneles solares en corriente alterna.
  3. Estructura de soporte para sujetar los paneles solares.
  4. Alambrado
  5. Baterías (de forma opcional por si se quiere desconectar de la red eléctrica para que siga habiendo electricidad).

 

¿Por qué usar el consumo fotovoltaico?

Una instalación de consumo fotovoltaico es un modo de ahorrar en el consumo eléctrico del hogar, supone una importante inversión, pero desde el primer momento la energía que consumes te saldrá más barata. Puedes ahorrar hasta un 50% en tu factura de la luz.

Además, que se trata de una electricidad gratis, limpia con el medio ambiente, inagotable y que reduce el cambio climático. 

Con la instalación de placas solares podrás ahorrar todos los meses tanto en el consumo como en la factura de la luz. Se trata de una rentabilidad asegurada ya que la instalación dura de 25 a 30 años o más.

Tecnología
Finanzas
Energía
Ahorro Del Hogar
Internet
Móvil
Televisión
Seguros
Ocio
Home Noticias

Energía

¿Qué es el autoconsumo fotovoltaico?

energía renovables para el autoconsumo en el hogar

El autoconsumo fotovoltaico es una manera de generar tu propia energía eléctrica a través de la instalación de paneles fotovoltaicos. Produce la energía en el mismo lugar en el que se va a consumir. Es una manera de ahorrar hasta un 50% sobre la factura de la luz, además de promover una energía limpia, inagotable y respetuosa con el medio ambiente

Este sistema produce electricidad para consumo mediante paneles solares. Una energía cada vez más común porque se trata de una energía verde, sin necesidad de explotar recursos naturales no renovables. 



Además, cabe destacar que España se caracteriza por ser un país con un clima muy peculiar, tenemos unos 300 días de sol de los 365 días del año, lo que significa que tenemos un fuerte sol con capacidad para tener una producción de energía casi ininterrumpida durante todo un año.

Una instalación fotovoltaica de autoconsumo, en lugar de generar calor, genera electricidad por medio de las placas solares fotovoltaicas que permiten alimentar los aparatos eléctricos de la casa y de esta manera, permite ahorrar en la factura de la luz, según lo que tu vivienda necesite en cada momento.

La energía solar gracias a los paneles solares se transforma en energía eléctrica. La corriente continua es transformada en corriente alterna y es esta última la que se utiliza para la autosuficiencia de la vivienda.

Para poder beneficiarse de este autoconsumo fotovoltaico es fundamental poder instalar placas solares sobre un tejado o un terreno donde ubicarlas. En una vivienda, lo normal es instalarlas en el tejado.

placas solares en el tejado de una casa para el autoconsumo de electricidad


Tipos de autoconsumo fotovoltaico

  1. Autoconsumo residencial: puede ser conectado a la red eléctrica de la vivienda o aislado que implica la desconexión total de la red de distribución, es decir, sin baterías ni almacenamiento de energía, la casa no tendría electricidad. Hay que tener en cuenta que, en épocas de poca luz la energía almacenada puede no ser suficiente para dar electricidad a la casa, por lo que los expertos recomiendan tenerla conectada a la red eléctrica.
  2. Autoconsumo individual o compartido: para uso personal en viviendas unifamiliares, o bien en las comunidades de vecinos donde se instala un sistema para áreas comunes como pasillos de edificios, garajes o piscinas.
  3. Autoconsumo industrial o para empresas: las horas en las que se consume energía en las empresas suele ser durante todo el día por lo que el tamaño suele ser mucho mayor.


Componentes de una instalación de autoconsumo

Equiparte con una instalación de autoconsumo fotovoltaico es muy sencillo. En una instalación de autoconsumo hay que tener en cuenta tres componentes claves:

  1. Paneles fotovoltaicos: convierten la energía solar en electricidad
  2. Inversores solares: transforman la corriente continua de los paneles solares en corriente alterna.
  3. Estructura de soporte para sujetar los paneles solares.
  4. Alambrado
  5. Baterías (de forma opcional por si se quiere desconectar de la red eléctrica para que siga habiendo electricidad).

 

¿Por qué usar el consumo fotovoltaico?

Una instalación de consumo fotovoltaico es un modo de ahorrar en el consumo eléctrico del hogar, supone una importante inversión, pero desde el primer momento la energía que consumes te saldrá más barata. Puedes ahorrar hasta un 50% en tu factura de la luz.

Además, que se trata de una electricidad gratis, limpia con el medio ambiente, inagotable y que reduce el cambio climático. 

Con la instalación de placas solares podrás ahorrar todos los meses tanto en el consumo como en la factura de la luz. Se trata de una rentabilidad asegurada ya que la instalación dura de 25 a 30 años o más.