Cómo poner el protector de pantalla en el móvil

En este artículo te vamos a enseñar algunos trucos para que pongas el protector en el móvil sin ningún problema.

Todas las personas cuando compramos un nuevo teléfono móvil, en lo primero que pensamos es en ponerle un protector de pantalla para evitar cualquier tipo de rotura en el caso de que el móvil sufriera algún percance. Es cierto que hay muchas tiendas que nos venden y nos colocan el cristal templado en cuestión de segundos.

✅ Si además te interesan las últimas ofertas del sector, mira nuestro comparador de Internet y telefonía.

Ya sea porque no tenemos tiempo de ir a una tienda o porque queremos ahorrarnos unos euros, hay muchos usuarios que deciden ponerlo ellos mismos. Por eso, en este artículo te vamos a enseñar algunos trucos para que pongas el protector sin ningún problema.

Pasos para colocar el protector de pantalla

Cabe destacar, que poner un protector de pantalla en el teléfono móvil es más fácil de lo que parece. La clave de todo el proceso está en limpiar bien la pantalla antes de pegarlo y evitar a toda costa la formación de burbujas de aire. Por ello hay que seguir estos pasos:

Limpieza

El primer paso es muy importante, ya que antes de empezar es vital limpiar bien todo. Para ello:

  1. Lávate las manos con jabón para quitar la suciedad y la grasa de los dedos, para así evitar que dejes huellas en la pantalla.
  2. Limpia bien el polvo de la mesa o la superficie donde vayas a poner el teléfono y el protector de pantalla. Si no lo haces, corres el riesgo de que una mota de polvo, una pestaña o una pelusa puedan quedarse entre el cristal templado y la pantalla.
  3. Limpia bien la pantalla del teléfono. Para este paso muchos protectores vienen con dos toallitas para esto, una húmeda y una seca, úsalas. El móvil te tiene que quedar impoluto.

Es importante destacar, que para este paso es necesario no correr. Tómate tu tiempo ya que es mejor dedicar un tiempo y estar seguro de que has llevado a cabo a la perfección toda la higiene, a luego arrepentirte porque todas las semanas te toca limpiar la suciedad.

Quita el plástico del protector

Una vez hechos todos los pasos anteriores debemos secar bien la pantalla del móvil utilizando un paño seco. Para ello recomendamos utilizar el papel de cocina, ya que suele dar buen resultado al no soltar fibras. Por el contrario, el papel higiénico no es muy recomendable.

Una vez hemos secado bien la pantalla, tendremos que quitar el plástico que trae nuestro protector de pantalla, el cual está adherido a la parte que pega con la pantalla de nuestro móvil.

Prepara el móvil y también el protector

Coloca tu móvil o tablet en posición horizontal sobre la mesa de trabajo. Después y sin retirar el plástico que cubre la parte con pegamento del protector, ajusta el protector con la pantalla y sujeta ambas partes con dos parches de cinta adhesiva en uno de los lados.

El objetivo de todo esto es que el protector quede unido con la pantalla como si fuera un libro. Si el teléfono móvil se ha movido después de colocar la cinta adhesiva, repite el proceso hasta que el protector quede perfectamente alineado y fijo a la pantalla.

Coloca el protector de pantalla

Para poner el protector de pantalla sin que queden burbujas, levanta el protector por el lado donde no hay cinta adhesiva. Después retira el plástico del protector para acceder al adhesivo con cuidado de no colocar tus dedos sobre el pegamento. De esta forma evitarás dejar tu huella sobre el cristal.

Debes tirar del plástico con mucho cuidado y, al retirarlo, solo tienes que dejar caer el protector sobre la pantalla. Verás que el cristal queda perfectamente pegado y ajustado. Si después de pegarlo quedan algunas burbujas, presiona el protector con tu pulgar para arrastrar el aire hasta que desaparezcan.

Y si me quedan burbujas, ¿qué puedo hacer?

A continuación te vamos a explicar una serie de consejos muy útiles que te ayudarán a colocar el cristal templado en la pantalla del teléfono y el resultado sea el mismo que si lo hiciera todo un profesional:

Truco del globo

El truco del globo es una de las formas más fáciles que puedes encontrar para poner el protector de pantalla a tu dispositivo móvil sin que quede ninguna burbuja. Todo lo que necesitas es conseguir un globo de fiesta e inflarlo.

Frota el globo contra tu camiseta para cargarlo de electricidad estática. Colócalo al lado de tu móvil o tablet y deja que por sí solo absorba todo tipo de partículas y suciedad que encuentre en el aire. Después, sigue las instrucciones para poner el protector de pantalla paso a paso como te hemos enseñado y el resultado será perfecto.

Truco de la tarjeta de crédito

Cabe destacar que si no has llevado a la perfección el proceso de higiene en la pantalla antes de poner el protector es muy probable que se formen burbujas.

Un truco efectivo para quitar las burbujas es empujar el protector con una tarjeta de crédito, ya que el plástico ejerce más presión que tu dedo sobre el protector y logrará eliminar el aire concentrado entre la pegatina y la pantalla.

Truco de la ventosa

Para este truco, usa una de esas pequeñas ventosas que se pegan a los azulejos de la pared con un gancho para controlar el protector de pantalla. Pega la ventosa a la parte no adhesiva del cristal templado. Eso hará que no tengas que maniobrar con los dedos y dejar tu huella en el pegamento del protector de pantalla, algo que es muy habitual.

Truco de la ducha

Lo único que tienes que hacer es ducharte con agua caliente, buscar tu móvil y proceder a colocar el cristal siguiendo los pasos que te hemos enseñado al principio del artículo.  Este truco funciona ya que la humedad concentrada en el cuarto de baño evita que el polvo, y todo tipo de partículas, se adhieran a la pantalla y al protector.

TAGS: #